Estudio del largo y grosor palatino medido en tomografía computarizada cone beam

por Jaime ,Tania. Jiménez, Ezequiel. Villasis, Luis. Takiguchi, Fernando.Octubre 2017

Asociación Odontológica Mexicana para la Enseñanza y la Investigación

Estudio del largo y grosor palatino medido en tomografía computarizada cone beam

Resumen

Antecedentes: el paladar definitivo (paladar secundario) se forma en el feto humano entre la sexta y la octava semana de vida intrauterina.1 Mientras que la tomografía computarizada cone beam se ha desarrollado en 3D (geometría cónica) para reducir el movimiento de artefactos, restaurar la forma y el tamaño y proporcionar precisión; esto la convierte en un excelente medio de diagnóstico. Objetivo: encontrar una media entre el grosor y la longitud palatina en los diferentes rubros de edad en una muestra de población mexicana.2 Material y métodos: el tipo de estudio fue descriptivo, observacional, abierto, longitudinal y retrospectivo. Se midieron 79 TCCB con un rubro de edad de 11 a 60 años (22 hombres y 57 mujeres). Resultados: se obtuvo la longitud y el ancho palatino, siendo que los promedios más altos de longitud palatina fueron en los rubros de edad de 11 a 20 años y de 41 a 50 años (39.1 mm), mientras que el promedio más bajo fue en el rubro de 51 a 60 años (35.2 mm), con una diferencia de 4 mm aproximadamente. El grosor del paladar duro tuvo una variabilidad de 1  mm aproximadamente; siendo el rubro de 51 a 50 años quien arrojó el promedio más alto (5.4  mm), y el rubro de 31 a 40 años el que obtuvo el promedio más bajo (4.5 mm). Conclusiones: al estudiar la diferencia de la longitud palatina y el grosor palatino, sé demostró que no hay ninguna disminución de tejido óseo conforme la edad avanza.

Palabras clave: paladar duro, tomografía computarizada cone beam, grosor palatino, longitud palatina.

En nuestra práctica ortodóntica una de las principales estructuras a tratar es el paladar duro, ya que un gran porcentaje de nuestros pacientes presentan problemas transversales, lo que los lleva a serias maloclusiones (mordida cruzada anterior, mordida cruzada posterior, mordida cruzada completa, torque excesivo de los molares superiores, etc.).

Debemos tener en cuenta que el paladar duro es una estructura anatómica que tenemos que estudiar extensamente desde su formación en la vida intrauterina hasta los picos de crecimiento que tiene cada individuo, al igual que los hábitos alimenticios, hábitos perniciosos, medio ambiente, etc., que puedan afectar la formación de este.

Para poder estudiar esta estructura a fondo se han realizado varios métodos de valoración, puesto que un buen diagnóstico para detectar los problemas transversales nos conduce a un tratamiento eficiente, eficaz y estable a largo plazo. Sin embargo, algunos de estos estudios se han realizado en cadáveres; esto nos lleva a no poder aplicarlos en pacientes a tratar ya que no se alcanza la accesibilidad que se tiene con estos, o en radiografías análogas que el simple hecho de la superposición de estructuras anatómicas nos hace difícil identificar el problema que queremos tratar.

Con la aparición de la tomografía computarizada cone beam (TCCB), tenemos una herramienta con la que podemos hacer un diagnóstico mucho más fiable y exacto, ya que tenemos accesibilidad a muchas estructuras que antes eran difíciles de apreciar con los métodos ya conocidos.

De esta manera podemos realizar el diagnóstico de nuestros pacientes con los métodos ya conocidos y las nuevas herramientas, que en el momento de hacer una revisión bucal no son visibles y así tener mucho más argumentos a la hora de la toma de decisiones en los tratamientos de la práctica ortodóntica.

Materiales y métodos

El tipo de estudio fue descriptivo, observacional, abierto, longitudinal y retrospectivo.

Se obtuvieron 82 tomografías computarizadas cone beam (TCCB) de individuos del acervo de Radiología Monte Sinaí S.A. de C.V. y de individuos atendidos en la Asociación Odontológica Mexicana para la Enseñanza e Investigación (AOMEI). Para su visualización se utilizó el software EZ 3D plus Vatech. Se eliminaron tres tomografías ya que al momento de estudiarlas se observó que tenían uno o ambos senos maxilares invadidos y esto dificultaba la visualización de la zona a medir. Se midieron las 79 tomografías restantes con un rubro de edad de 11 a 60 años (22 hombres y 57 mujeres). Para obtener el largo del paladar duro se tomaron dos puntos, uno anterior; la parte más posterior del agujero incisivo, y uno posterior; espina nasal posterior (ENP), y se midió esta longitud en milímetros en un corte sagital. Mientras que para la medición del grosor palatino se obtuvo la media de la medida antes mencionada en cada paciente y en ese punto en un corte coronal se midió en milímetros de un punto más inferior; techo de la cavidad bucal, a uno más superior; piso de la cavidad nasal.

Todos los datos obtenidos fueron capturados en tablas de programa Word 2010, para después ser analizados de manera estadística y graficados en el mismo programa.

Las tablas y graficas que se analizaron fueron las siguientes: (Figuras 1-3)

  • Tabla y grafica de población de estudio, dividido por género.
  • Tabla y grafica de población de estudio, divididas por edad; tomando 5 rubros de edad: 11-20 años, 21-30 años, 31-40 años, 41-50 años y 51-60 años; y género.
  • Tabla de resultados generales, obteniendo la edad, género, largo palatino, media del largo palatino y grosor palatino de cada individuo en milímetros [mm]; al igual que la moda, media y mediana de la longitud palatina y el grosor palatino.
  • Tabla y gráfica de longitud palatina por edades.
  • Tabla y gráfica de grosor palatino por edades.
  • Rango de diferencia de longitud y grosor palatina entre hombres y mujeres.
Figura 1.
Figura 1.
Figura 2.
Figura 2.
Figura 3.
Figura 3.

Resultados

Los resultados obtenidos durante el presente estudio fueron contabilizados en tablas y gráficas en el programa Word 2010, de las 79 personas (22 hombres y 57 mujeres) TCCB medidas. Se realizó una tabla de 5 rubros de edad (11-20 años, 21-30 años, 31-40 años, 41-50 años y 51-60 años) y de esta manera se obtuvo la longitud y el ancho palatino, siendo que los promedios más altos de longitud palatina fueron en los rubros de edad de 11 a 20 años y de 41 a 50 años (39.1 mm), mientras que el promedio más bajo fue en el rubro de 51 a 60 años (35.2 mm), con una diferencia de 4  mm aproximadamente. Sin embargo en los rubros restantes hubo variabilidad comparándolo con el mayor y menor promedio; quedando de la siguiente manera, de 21 a 30 años de edad 37.6 mm y de 31 a 40 años 37.4 mm. El grosor del paladar duro tuvo una variabilidad de 1  mm aproximadamente; siendo el rubro de 51 a 50 años quien arrojó el promedio más alto (5.4  mm), y el rubro de 31 a 40 años el que obtuvo el promedio más bajo (4.5 mm). Al igual que la longitud palatina los demás rubros mostraron una variación, arrojando los siguientes resultados; de 11 a 20 años de 5 mm, de 21 a 30 años de 5.1 mm y de 41 a 50 años de 4.8 mm. En ambas mediciones no se muestra una disminución de la longitud y grosor del paladar duro conforme se avanza de edad.

En la tabla de resultados generales se obtuvieron medidas de longitud palatina, media de la longitud palatina y grosor palatino; aclarando que la media de la longitud palatina de cada paciente se obtuvo sólo para tener el corte en donde se mediría el grosor palatino. El promedio de la longitud palatina fue de 38.06 mm, mientras que el del grosor del paladar fue de 4.7  mm, mostrando que tal vez pueda ser aplicable en todos los individuos de estudio estos promedios.

También obtuvimos la diferencia de longitud y grosor del paladar duro entre hombre y mujeres. La longitud del paladar duro fue mayor en mujereres; siendo de 38.1 mm, mientras que en los hombres fue de 37.9 mm, habiendo una diferencia de 0.3 mm. El grosor palatino fue mayor en hombres; siendo de 5.2 mm, mientras que en mujeres fue de 4.7 mm; obteniendo una diferencia de 0.5 mm. En ambas mediciones no se observa un alto rango de variabilidad. (Tabla 1 y 2, gráficas 1 y 2)

Tabla 1. Grosor palatino por rubro de edad.
Tabla 1. Grosor palatino por rubro de edad.
Gráfica 1. Grosor palatino por rubro de edad.
Gráfica 1. Grosor palatino por rubro de edad.
Tabla 2. Largo palatino por edades.
Tabla 2. Largo palatino por edades.
Gráfica 2.Largo Palatino por Edades.
Gráfica 2.Largo Palatino por Edades.

Media, moda y mediana de grosor palatino

  • Mediana = 4.7
  • Media = 4.9
  • Moda = 4.9

Media, moda y mediana de largo palatino

  • Mediana = 38.06
  • Media = 37.1
  • Moda = 35.6 y 34.6

Diferencia de Grosor Palatino entre Hombres y Mujeres

  • Mujeres = 4.7 mm
  • Hombres = 5.2 mm

Diferencia de Longitud Palatina entre Hombres y Mujeres

  • Mujeres = 38.1 mm
  • Hombres = 37.9 mm

Discusión

Catalina Martínez y cols. en 2007 analizaron el paladar óseo como zona donadora de injerto en 29 cráneos secos. Midiendo el grosor palatino a nivel del agujero incisivo, como resultado obtuvieron una gran variabilidad con un rango de 0.1 a 1.1 cm. El mayor grosor se presentó a los 6 mm hacia dorsal del conducto incisivo.3 En nuestro estudio medimos el largo del paladar duro tomando la media de dicha medida y ahí se obtuvo el grosor del paladar óseo en un corte coronal teniendo rangos de 5.4 a 4.5 mm, con un diferencia de casi 1 mm. Comparando ambos estudios vemos que existe una gran diferencia dependiendo la zona anatómica de donde se obtengan tales medidas, y que para medir el grosor palatino es mejor hacerlo en la zona que se requiere ocupar en el tratamiento, siendo la mejor opción para obtener la medición la TCCB.

Para la longitud del paladar el método utilizado se hizo pensando en la aplicación de una terapéutica con microtornillos. Siendo la zona del foramen incisivo a espina nasal anterior el rango más utilizado para su colocación.

Conclusiones

El estudio del paladar duro es de suma importancia para el ortodoncista, puesto que es una de las estructuras anatómicas que se debe tomar en cuenta en el diagnóstico de las maloclusiones.

Al realizar esta investigación pudimos notar que en todos los resultados arrojados no había un alto rango de variación, tanto en rubros de edad como en diferencia de género, ya que fueron de los 0.3 mm a los 0.5 mm y de 1 mm a 4 mm.

Al estudiar la diferencia de la longitud palatina y el grosor palatino, sé demostró que no hay ninguna disminución de tejido óseo conforme la edad avanza; siendo así rechazada la hipótesis de trabajo.

Referencias

  1. Berkovitz B.K.B. y col., Atlas en color y texto de anatomía oral, histología y embriología 2nd ed. Mosby/Doyma libros (Madrid, España): 1995. Pag 213, 234-241.
  2. Gónzalez García Enrique, Tomografía cone beam 3D atlas de aplicaciones en odontología 2nd ed AMOLCA, Actualidades médicas, C.A. (Venezuela): 2014. Pag 3-5, 7,8.
  3. Martínez C.; Inzunza O.; Vargas A. Análisis del Paladar Oseo como Zona Dadora de Injerto. Int J. MorphoL, 25(2):289-294, 2007.