Rehabilitación dental a paciente pediátrico tratado con quimioterapia debido a teratoma ovárico

por C. D. Paulina Sáenz C.¹ C. D. E. O. Rebeca Barrio S.² C. D. E. O. Claudia Ruezga G.²Enero 2018

¹ Alumna de la Especialidad de Odontopediatría, Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (autora). ² Maestros de la Especialidad de Odontopediatría, Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (coautores).

Rehabilitación dental a paciente pediátrico tratado con quimioterapia debido a teratoma ovárico

Resumen

El odontopediatra debe ser capaz de detectar manifestaciones dentales causadas por quimioterapia, llevar a cabo un adecuado manejo de la prevención y educación dental a los padres, retirar focos activos o potenciales de infección para evitarle al paciente inmunosuprimido una septicemia, y formar parte activa de equipos multidisciplinarios.

Palabras clave: teratoma ovárico, quimioterapia, septicemia, inmunosupresión.

Los teratomas son tumores compuestos por una variedad de elementos tisulares derivados de dos o más capas embrionarias. Están formados por tejidos con apariencia embrionaria, puede existir cabello, material cartilaginoso, óseo, zonas calcificadas, tejido en vías de diferenciación a glándulas, nervios, tejido tiroideo, estructuras dentales y otras estuc­turas.1(Figura 1)

Figura 1. Teratoma.
Figura 1. Teratoma.

Los tumores ováricos son raros en la edad pediátrica. Son más frecuentes entre los 9 y los 12 años y alcanzan un mayor porcentaje de malignidad en las niñas de mayor edad. El tipo histológico más frecuente es el teratoma, con predominio de su variante quística o dermoide, que representa el 40-75% de los teratomas ováricos.2

Tienen tres categorías:

  • Maduro (quístico, sólido y benigno)
  • Monodermal (benigno)
  • Inmaduro (maligno).

Los signos y síntomas más frecuentes son dolor abdominal, náuseas, vómito, distensión abdominal y la palpación de una masa.2 El diagnóstico se basa en las pruebas de imagen, los marcadores tumorales (como alfa-fetoproteína y hormona gonadotropina coriónica2,3) y el estudio anatomopatológico.2 (Figura 2)

Figura 2. Ecografía para diagnóstico de un teratoma ovárico.
Figura 2. Ecografía para diagnóstico de un teratoma ovárico.

Su tratamiento consiste en cirugía laparoscópica emergente y quimioterapia, así como seguimiento de 1 a 16 años después de la cirugía; se continúa con quimioterapia sólo si los marcadores de tumor de alfa-fetoproteína son altos. Sólo el 15% llegan a ser malignos.4

La frecuencia de tumores gonadales en niños en México del 2008 al 2014 se encuentra un 6.2% de frecuencia. La tasa de mortalidad por cáncer infantil en Ciudad Juárez, Chihuahua, del 2009 al 2013 fue del 4.5 al 5.5%.5

La quimioterapia consta de medicamentos usados para eliminar directamente las células cancerosas y reducir tumores. Éstos pueden administrarse ya sea vía oral, parenteral intravenosa o intramuscular.6 Pacientes tratados con quimioterapia presentan manifestaciones orales tales como: mucositis, xerostomía, infecciones, disfunción de glándulas salivales, disgeusia y dolor, microdoncia, agenesia y raíces pequeñas.7 Se deben retirar lesiones cariosas para evitar infecciones y es necesario llevar a cabo tratamientos periodontales para mantener la higiene oral óptima, ya que el no tenerla ocasionará infecciones sistémicas que pueden acarrear episodios de inmunocompetencia en pacientes oncológicos.6

El manejo dental debe implicar tres pasos: antes del inicio del tratamiento de quimioterapia (diagnóstico), durante periodos de inmunosupresión y después de completar el tratamiento (remisión).

Antes del tratamiento debe haber valoración bucal inicial, con radiografías incluidas, diagnóstico y protocolo de tratamiento, orientación preventiva y planeación del tratamiento dental esencial, que debe completarse antes de planear el tratamiento de quimioterapia.8

El durante sólo recae en mejorar la salud bucal, en virtud de los efectos secundarios bucales directos o indirectos de los fármacos a través de la inmunosupresión. Es necesario tener en cuenta índices sanguíneos para el suministro seguro de tratamiento dental9 (leucocitos mayores a 2,000 y plaquetas mayores a 70,000),10 así como cuidados bucales paliativos.

En el alta se requiere vigilancia activa y prevención rigurosa; se realizan de manera segura restauraciones y extracciones, pero revisando los índices sanguíneos, y se hace recomendación de dentífricos con altas concentraciones de fluoruro.8

Presentación del caso

Paciente femenino de 9 años (Figura 3) se presenta en la clínica multidisciplinaria de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez para rehabilitación dental por orden de oncólogo, al haber sido dada de alta con índices normales de leucocitos, neutrófilos y plaquetas; se recibe a la paciente 3 meses después de su alta.

Figura 3. Paciente tratada.
Figura 3. Paciente tratada.

Son negados antecedentes patológicos heredofamiliares. Antecedentes patológicos personales: teratoma ovárico con resección de ovario retirado en diciembre de 2015 (Figura 4) y quimioterapia de diciembre de 2015 a junio de 2016.

Figura 4. Teratoma ovárico con resección de ovario de la paciente tratada.
Figura 4. Teratoma ovárico con resección de ovario de la paciente tratada.

A la inspección intraoral se encuentran lesiones cariosas y fosetas profundas con riesgo a caries (Figura 5): lesión cariosa en OD 75 (Figura 6), fosetas con riesgo a caries en OD 36 (Figura 5), lesión cariosa en OD 85, fosetas con riesgo a caries en OD 46 (Figura 7), lesión cariosa en OD 16 (Figura 8) y movilidad por exfoliación en OD 55, por lo que se determina que es importante eliminar focos infecciosos activos o potenciales en la paciente inmunosuprimida para evitar una septicemia debido a infecciones de origen dental.

Figura 5a
Figura 5a.
Figura 5. Fotografías intraorales al llegar a la cita de valoración.
Figura 5. Fotografías intraorales al llegar a la cita de valoración.
Figura 6. Lesión cariosa en OD 74.
Figura 6. Lesión cariosa en OD 74.
Figura 7. Lesión cariosa en OD 85 y fosetas profundas con riesgo a caries en OD 46.
Figura 7. Lesión cariosa en OD 85 y fosetas profundas con riesgo a caries en OD 46.
Figura 8. Lesión cariosa en OD 16.
Figura 8. Lesión cariosa en OD 16.

Se realizó la obturación con resina fluida en OD 75 y sellador en OD 36 (Figura 9), obturación con resina fluida en OD 85 y sellador en OD 46 (Figura 10), y obturación con resina fluida en OD 16. (Figura 11)

Figura 9. OD 75 con obturación de resina fluida; en OD 36 se coloca sellador.
Figura 9. OD 75 con obturación de resina fluida; en OD 36 se coloca sellador.
Figura 10. Obturación con resina fluida en OD 85 y sellador en OD 46.
Figura 10. Obturación con resina fluida en OD 85 y sellador en OD 46.
Figura 11. Obturación con resina fluida en OD 16.
Figura 11. Obturación con resina fluida en OD 16.

Se llevó a cabo la extracción del OD 55 con movilidad debido a próxima exfoliación, previa profilaxis antibiótica de amoxicilina con ácido clavulánico 2 g 40 minutos antes de la extracción. Se retiraron todos los focos infecciosos que podían poner en riesgo de septicemia a la paciente (Figura 12), profilaxis manual y aplicación tópica de barniz de flúor. Se les sugiere a los padres de la paciente llevarla a cita dental para realizarle profilaxis y aplicación tópica de flúor cada 3 meses. La paciente se refiere a ortodoncia por problema de apiñamiento dental.

Figura 12a.
Figura 12a.
Figura 12. Resultados finales.
Figura 12. Resultados finales.

Conclusión

El odontopediatra debe formar parte de equipos multidisciplinarios, encargándose de la prevención y de los problemas dentales que pueden comprometer la salud del paciente pediátrico oncológico.

Referencias

  1. Gomez O et al. Teratoma maduro de ovario como causa de abdomen agudo. Reporte de un caso. Medigraphic. 2006 Oct-dic;13(4).
  2. Ras Vidal E. Teratoma: tumor ovárico en la infancia. A propósito de un caso. SEMERGEN. 2005(10):489-90.
  3. Braungart S, McCullagh M. Management of familial ovarian teratoma: The need for guidance. Eur J Pediat Surg Rep. 2016(4):31-3
  4. Takaharu O et al. Treatment and ovarian preservation in children with ovarian tumors. J Pediat Surg. 2015(50):2116-8.
  5. Shalkow J. Cáncer infantil en México. Situación actual y retos. Washington, DC. Feb 2017.
  6. Acosta de Camargo MG et al. Manejo odontológico de pacientes pediátricos oncológicos. Revisión bibliográfica. Revista Latinoamericana de Ortodoncia y Odontopediatría. 2015. Disponible en: https://www.ortodoncia.ws/publicaciones/2015/art-10/.
  7. Berger D, Zandonade E, Monteiro de Barros MH. Prevalence of oral manifestations in children and adolescents with cancer submitted to chemotherapy. BMC Oral Health. 2017(17):49.
  8. Duggal M, Cameron A, Toumba J. Odontología Pediátrica. El Manual Moderno. 2014, pp. 100-1.
  9. American Academy of Pediatric Dentistry. Guideline on dental management of pediatric patients receiving chemotherapy, hematopoietic cell transplantation, and/or radiation therapy. Clinical practice guidelines. 2015-2016;37(6).
  10. Rocha Buelvas A, Jojoa Pumalpa A. Manejo odontológico de las complicaciones orales secundarias al tratamiento oncológico con quimioterapia y radioterapia. Revista CES Odontología. 2011;14(2):71-8.