Medición del espacio faríngeo con auxilio de tomografía computarizada Cone Beam en una muestra de población mexicana

por C.D. Luis Humberto Villasis Sarmiento.¹ Dr. C. Fernando Tamotsu Takiguchi Álvarez.² M.C. Ezequiel Jiménez Castañeda.³ L.O. Tania Jaime Hernández.⁴Agosto 2017

¹Residente de segundo año de la Especialidad en Ortodoncia, AOMEI. ²Académico de las Especialidades en Ortodoncia (AOMEI) y Odontopediatría (UNAM). ³Coordinador Académico de la Especialidad en Ortodoncia, AOMEI. ⁴Residente de segundo año de la Especialidad en Ortodoncia, AOMEI.

Medición del espacio faríngeo con auxilio de tomografía computarizada Cone Beam en una muestra de población mexicana

Resumen

Es importante considerar la permeabilidad y obstrucción de las vías aéreas, que pueden estar relacionadas con la clase esqueletal I, II y III. La obstrucción de las vías aéreas consiste en la disminución de la entrada de aire a través de la nariz hacia la faringe, evitando el paso del aire hacia los pulmones. La obstrucción puede ser provocada por anginas, adenoides, desviaciones nasales, pólipos, sinusitis del maxilar y otras afecciones, resultando la formación de hábitos respiratorios, los cuales modifican las estructuras dentofaciales de los pacientes que se encuentran en crecimiento. Objetivo: Determinar la prevalencia de la permeabilidad en la medición de las vías aéreas superiores de la faringe en una muestra de población mexicana, mediante la propuesta de McNamara, con el ANB de Steiner para el diagnóstico de la clase esqueletal. Método: El universo de estudio se conformó por las muestras al azar de 73 tomografías computarizadas Cone Beam (TCCB) de individuos de ambos géneros, tomadas del acervo del Servicio Radiológico Monte Sinaí, de individuos de la Ciudad de México, del 2013 al 2015. Resultados: Del total de TCCB de los individuos estudiados, el 70.97% (n=44) corresponden al género femenino y el 29.03% (n=18) al masculino. Del total de las muestras obtenidas, el 93.55% (n=58) presentaron obstrucción localizada en las vías aéreas superiores. Se encontró una franca relación de la clase esqueletal con la obstrucción de vías aéreas superiores, para lo cual los individuos con clase II esqueletal presentaron un 74.19% (n=46) de obstrucción en vías aéreas, seguido de los individuos clase I esqueletal con un 14.52% (n=9) y los clase III esqueletal solo con el 4.84% (n=3) de obstrucción. Conclusiones: La funcionalidad de las vías aéreas de cada individuo repercute de manera directa en la musculatura, complejo óseo y facies de los mismos, así como en su patrón de crecimiento. La mayoría de los individuos con clase III esqueletal tienden a una mayor permeabilidad de la vía aérea faríngea, así como los que presentan clase II esqueletal tienden a una menor permeabilidad de la vía aérea, forzándolos a respirar por la cavidad oral y modificando de manera directa sus crecimiento y desarrollo óseo. Se encontró que los individuos clase I esqueletal son los más estables en cuanto a permeabilidad del tubo faríngeo.

Palabras clave: faringe, vías aéreas, obstrucción, permeabilidad, tomografía computarizada Cone Beam.

Es importante considerar la permeabilidad y obstrucción de las vías aéreas, que pueden estar relacionadas con la clase esqueletal I, II y III. La obstrucción de las vías aéreas consiste en la disminución de la entrada de aire a través de la nariz hacia la faringe, evitando el paso del aire hacia los pulmones. La obstrucción puede ser provocada por anginas, adenoides, desviaciones nasales, pólipos, sinusitis del maxilar y otras afecciones, resultando la formación de hábitos respiratorios, los cuales modifican las estructuras dentofaciales de los pacientes que se encuentran en crecimiento.

Generalmente se realizan diferentes análisis cefalométricos para obtener un diagnóstico más preciso; sin embargo, en la mayoría de estos estudios no se ha incorporado la valoración de las estructuras faríngeas como factor etiológico primario en el desarrollo de las anormalidades faciales. En un estudio en 1984, McNamara incorporó a su análisis cefalométrico las medidas de la faringe superior y posterior de las vías aéreas superiores con el objetivo de realizar un diagnóstico más completo y exhaustivo.¹ Existen otros autores que reportan la presencia de obstrucciones de las vías aéreas asociadas a la clase II esqueletal, en algunas ocasiones en la clase I y casi no se presenta en la clase III. Al tener una mejor resolución y definición de la delimitación del espacio faríngeo con la ayuda de la TCCB se podrá realizar una mejor impresión de diagnóstico médico-odontológico basándose en proporciones anatómicas lo más cercanas a lo real. El presente estudio pretende dar a conocer datos más específicos a la población de ciencias afines y en general, ya que estas imágenes tridimensionales son de mayor confiabilidad, calidad y precisión con respecto al tejido real.

El propósito de este estudio es determinar la prevalencia de la permeabilidad en la medición de las vías aéreas superiores de la faringe en una muestra de población mexicana.

Materiales y métodos

El universo de estudio se conformó por las muestras de TCCB tomadas del acervo del Servicio Radiológico Monte Sinaí, de individuos de la Ciudad de México, del 7 de agosto del 2013 al 26 de agosto del 2015.

Se eligieron al azar 73 TCCB de individuos de ambos géneros, de las cuales 62 fueron consideradas en este proyecto de investigación debido a los criterios de inclusión; 44 son del sexo femenino y 18 del sexo masculino.

El estudio consistió en el análisis probabilístico de las TCCB; debido a su mayor grado de exactitud que una telerradiografía lateral de cráneo, el diagnóstico será más favorable y preciso utilizando el ANB de Steiner² (Figura 1) para valorar la clase esqueletal, que es el ángulo formado por el punto A (máxima concavidad de la parte anterior del hueso maxilar), el punto N (intersección de la sutura nasal y nasofrontal) y el punto B (máxima concavidad de la parte anterior de la sínfisis mentoniana), lo cual es la relación entre maxilar y mandíbula, además de su relación con las demás estructuras óseas y tejidos blandos, con una norma clínica de 2±2° dando clase I, valores menores son clase III, valores mayores son clase II. También se evaluó la distancia faríngea superior (diámetro del punto del contorno posterior del paladar blando localizado a la mitad del mismo, y del punto más cercano de la pared faringe posterior localizado a la altura de la sincondrosis esfeno-occipito-basilar, con una norma clínica de 17.3±3.4 en las mujeres y 17.4±4.3 en los hombres; una medida menor indica una alteración en la permeabilidad de la faringe) y la distancia faríngea posterior (diámetro del punto de la intersección del borde posteroinferior de la lengua con el borde inferior de la mandíbula, y el punto más cercano de la pared faringe posterior sobre la línea del cuerpo mandibular, con una norma clínica de 11.3±3.3 en mujeres y 13.5±4.3 en hombres; una variación en esta medida se puede considerar como una probable alteración de la permeabilidad de la faringe inferior), ambas medidas del análisis de McNamara³ (Figura 2) para valorar permeabilidad del tubo faríngeo, en cortes anteroposteriores (sagitales); para las anteriores variables se utilizaron las medidas de valores promedio para la clase esqueletal y la permeabilidad, para lo cual se aplicaron los espesores del corte de la imagen tomográfica a 30 mm para la estandarización de todas las imágenes en los sentidos sagital (colocando la línea de corte a nivel de la mitad del tubo faríngeo), axial (colocando la línea de corte a nivel de la sutura media palatina) y coronal (colocando la línea de corte a nivel del punto inion); teniendo esta orientación para la toma en sentido sagital se realizaron todas las mediciones de este estudio. (Figura 3)

Figura 1. Ángulos SNA, SNB y ANB (Steiner C., Angle Orthod, 1959).
Figura 1. Ángulos SNA, SNB y ANB (Steiner C., Angle Orthod, 1959).
Figura 2. Faringe superior y posterior (Atlas de cefalometría Zamora)
Figura 2. Faringe superior y posterior (Atlas de cefalometría Zamora)
Figura 3. Calibración de imágenes de TCCB.
Figura 3. Calibración de imágenes de TCCB.

Para la visualización de las TCCB se usó un software Ez 3D Plus (3D Imaging Dental Software), del equipo imagenológico Vatech 2010. Los datos obtenidos se fueron recepcionando en hojas digitales de Excel; posteriormente todo fue recabado en un equipo portátil de cómputo Toshiba Satellite L45-B4266WM para después analizar de manera estadística los resultados obtenidos. Se calculó el valor de significancia estadística para la permeabilidad de la vía aérea superior.

Resultados

Se revisaron un total de 62 casos pertenecientes al archivo de Servicio Radiológico Monte Sinaí registrados entre el 2013 y el 2015.

Del total de TCCB se encontró una franca relación de la clase esqueletal con la obstrucción de vías aéreas superiores, para lo cual los individuos con clase II esqueletal presentaron un 74.19% (n=46) de obstrucción en vías aéreas, seguidos de los individuos clase I esqueletal con un 14.52% (n=9) y los de clase III esqueletal solo con el 4.84% (n=3) de obstrucción. (Gráfica 1)

Gráfica 1. Clase esqueletal / Género.
Gráfica 1. Clase esqueletal / Género.
Tabla 1. Evaluación de la faringe superior entre géneros.
Tabla 1. Evaluación de la faringe superior entre géneros.
Gráfica 2. Clase esqueletal / Permeabilidad-obstrucción
Gráfica 2. Clase esqueletal / Permeabilidad-obstrucción
Tabla 2. Evaluación de la faringe posterior entre géneros.
Tabla 2. Evaluación de la faringe posterior entre géneros.

Del total de individuos estudiados, el 70.97% (n=44) corresponden al género femenino y el 29.03% (n=18) al masculino (Tablas 2 y 3, Gráficas 1-3), donde del total de las muestras obtenidas, el 93.55% (n=58) presentaron obstrucción en las vías aéreas superiores (p=>0.5 de obstrucción de vía aérea superior) y solo el 6.45% (n=4) estaban con vía aérea superior permeable. (Gráfica 2)

La prevalencia de obstrucción, comparando la zona de la faringe superior contra la faringe posterior en vías aéreas superiores fue de 90.32% (n=56) y de 25.80% (n=16) respectivamente; en cuanto a la prevalencia de permeabilidad, ésta fue de 9.68% (n=6) para faringe superior y del 74.20% (n=46) para faringe posterior. (Tablas 1 y 2)

Los grupos etáreos se representaron en siete rubros, de los cuales el de mayor prevalencia de casos reportados fue el de 31-40 años de edad con 37.1% (n=23), seguido del de 51-60 años de edad con el 1.61% (n=1). Cabe señalar que en el primer y séptimo rubro que corresponden de 0-10 años y mayores de 60 años de edad respectivamente, no se reportó caso alguno (n=0). (Gráfica 3)

El rango promedio general encontrado para la zona de la faringe superior fue de 9.91 mm de longitud, con una desviación estándar (DS) de 2.64 mm, y para la faringe posterior fue de 10.96 mm, con una DS de 3.34 mm, lo cual indica que existe una alteración en la permeabilidad de la faringe superior comparándola con los valores de McNamara (17.5 mm), no siendo así para la faringe posterior, puesto que los valores de esta zona teniendo el rango de tolerancia demuestran que se encuentra en los valores promedio de permeabilidad (13.5 mm, McNamara). El promedio de edad encontrado en este estudio fue de 31.54 años (DS=9.36 años), y el promedio de ANB fue de 3.7 (DS=2.35), obteniendo en su mayoría pacientes clase I esqueletal en el total de nuestra población, según los valores con rangos de tolerancia de Steiner (2±2 mm). (Tabla 3)

Gráfica 3. Grupos etáreos / Género.
Gráfica 3. Grupos etáreos / Género.
Tabla 3. Estadística descriptiva de las variables.
Tabla 3. Estadística descriptiva de las variables.

Discusión

Los resultados de esta investigación muestran que los individuos clase II presentan mayor prevalencia de obstrucción de vías aéreas, lo cual concuerda con los resultados obtenidos por Mendoza et al. en 2005,⁴ quienes relacionando la obstrucción de las vías aéreas con la clase esquelética, encontraron una mayor frecuencia de obstrucción de las vías aéreas en pacientes clase II esquelética, presentándose más en hombres que en mujeres, un menor porcentaje en clase I y casi nulo en clase III (lo cual es más permeable), analizado en cefalogramas laterales.

En 2009, Canseco et al.⁶ concluyeron que las alteraciones en la permeabilidad de la vía aérea superior son muy frecuentes (75.9%) en el patrón de crecimiento facial vertical, así como Cantú en México en 2007; al relacionar el tipo facial con la obstrucción observada en el análisis cefalométrico, se encontró que del total de la muestra, el 76.9% mostraron obstrucción faríngea, siendo valores similares a los obtenidos en esta investigación, ya que se presentó en más del 50% de las muestras totales.

En esta investigación se determinó que la obstrucción faríngea está íntimamente relacionada con el patrón esqueletal, ya que se obtuvo un 93.55% del total de los casos con obstrucción de vías aéreas superiores, no siendo así para Ordoñez en 2018, quién realizó un estudio en Guatemala en el que correlacionó el espacio aéreo y el patrón esqueletal usando las medidas de McNamara y determinó que no existe ninguna correlación entre el espacio aéreo y el patrón esqueletal.

Conclusiones

La funcionalidad de las vías aéreas de cada individuo repercute de manera directa en la musculatura, complejo óseo y facies de los mismos, así como en su patrón de crecimiento.

La mayoría de los individuos con clase III esqueletal tienden a una mayor permeabilidad de la vía aérea faríngea, así como los que presentan clase II esqueletal tienden a una menor permeabilidad de la vía aérea, forzándolos a respirar por la cavidad oral y modificando de manera directa sus crecimiento y desarrollo óseo. Se encontró que los individuos clase I esqueletal son los más estables en cuanto a permeabilidad del tubo faríngeo.

Una menor permeabilidad de la vía aérea de los individuos repercute en graves patologías como la roncopatía, apnea del sueño, microrrinodisplasia, entre otras afectaciones directas, debido a la obstrucción en alguna zona de las vías aéreas superiores, respecto de la faringe superior y posterior.

Referencias

  1. McNamara JA. Dentofacial adaptations in adult patients following functional regulator therapy. Am J Orthod. 1984;85:57-71.
  2. Mendoza OL et al. Pacientes con obstrucción de vías aéreas relacionado con la clase esqueletal. Revista Odontológica Mexicana. 2005;9(3):125-30.
  3. Kim YJ, Hong JS, Hwang YI, Park YH. Three-dimensional analysis of pharyngeal airway in preadolescent children with different skeletal pattern. Am J Orthod Dentofacial Orthop. 2010 Mar;137(3):306.
  4. Cantú RDO. Influencia de la permeabilidad de las vías aéreas en el desarrollo facial. Tesis para obtener el grado de Maestría en Ciencias Odontológicas con Especialidad en Ortodoncia. Universidad Autónoma de Nueva León, 2000.
  5. Ordoñez F. Correlación entre el espacio aéreo y el patrón esqueletal en pacientes de ortodoncia. Tesis para obtener el grado de Magister, UMGG, Guatemala, 2001.
  6. Steiner CC. Cephalometrics in clinical practice. Angle Orthod. 1959;22:140-5.
  7. McNamara JA. A method of cephalometric evaluation. AJO 1984: 449-469.