Suscríbete

Comparación de normas cefalométricas de Björk Jarabak en poblaciones latinoamericanas mediante análisis digital, 2016.

Parte 1 de 2

Comparación de normas cefalométricas de Björk Jarabak en poblaciones latinoamericanas mediante análisis digital, 2016.

Resumen


Los estudios radiológicos utilizados por los ortodoncistas, principalmente el uso de rayos X descubiertos en 1895 dieron pie al surgimiento de métodos de medición en la materia. Actualmente al utilizar técnicas por ordenador para la identificación de los puntos craneométricos el nivel de precisión y objetividad es mayor al realizar los trazados. El presente estudio ha comparado los valores cefalométricos que permitan identificar las variaciones en las normas descritas por los doctores Björk y Jarabak. Con un tamaño de muestra no probabilístico constituido por radiografías laterales de cráneo en 58 pacientes de entre 12 y 40 años de edad en poblaciones latinoamericanas de México, Colombia, Brasil, Argentina y Costa Rica. Los valores cefalométricos obtenidos, tienen una diferencia significativa en los factores con relación a los valores de las poblaciones caucásicas, al realizar los trazados cefalométricos en el presente estudio, la mayoría de los valores estudiados se mostraron alterados o fuera del rango “normal”. El análisis cefalométrico de Jarabak es considerado como uno de los más completos en cuanto a potencial y dirección de crecimiento, pero su inconveniente es que las características craneofaciales anglosajonas son distintas a la población latinoamericana.

Palabras clave: Normas Cefalométricas, Población Latinoamericana, Björk y Jarabak.


Los estudios radiológicos universalmente empleados por los ortodoncistas son la ortopantomografía y la radiografía lateral de cráneo.1 Los rayos X fueron descubiertos en 1895 por Wilhelm Conrad Röetgen, este hallazgo fue ampliamente relevante para el desarrollo de la disciplina, pues dieron pie al surgimiento del método de medición ortodóntica; la radiografía cefalométrica.2

Sin las técnicas que le precedieron la cefalometría no hubiese tenido la misma evolución: craneometría y antropometría. La craneometría tuvo su origen cuando Petrus Camper, al investigar el prognatismo, descubre que las medidas craneales varían de acuerdo al grupo étnico, la edad y el sexo, percatándose que dichas variables permitían reconocer el problema del crecimiento y desarrollo de las estructuras óseas.2 Durante el siglo XIX, la antropometría y craneometría sufrieron una gran evolución debido a los estudios paleoantropológicos. Entre ellos el que hoy conocemos como plano de Frankfort. La telerradiografía de perfil, el trazo y el estudio cefalométrico han sido un examen diagnóstico imprescindible en ortodoncia, sin embargo, hoy en día diversos autores proponen variados estudios cefalométricos a la hora de decidir que mediciones son más determinantes para el diagnóstico y plan de tratamiento.

Es muy importante el grado de precisión en la identificación de los puntos craneométricos, el trazado puede realizarse ya sea manualmente o por ordenador, estos últimos ofrecen ventajas de un acceso más rápido a la información, con mayor precisión y objetividad al hacer el trazado. Los programas electrónicos permiten el análisis digitalizado de la imagen radiográfica captada e introducida al ordenador.1

El objetivo del presente estudio fue comparar los valores cefalométricos encontrados en poblaciones latinoamericanas de México, Colombia, Brasil, Argentina y Costa Rica en pacientes entre 12 y 40 años de edad, que permita identificar las variaciones en las normas descritas por los doctores Björk y Jarabak.

Marco teórico

El estudio de las normas cefalométricas ha sido parte de la ortodoncia por más de 70 años, diversos autores coinciden en que no puede ser aplicada indiscriminadamente, debido a que no es posible la aplicación de normas absolutas.3 La cefalometría es un análisis complementario al diagnóstico clínico de medidas lineales y angulares de elementos anatómicos del cráneo y la cara. Permite conocer el cambio originado por el crecimiento y desarrollo del individuo a partir de la comparación con estándares de población.4

ntes de la llegada de los rayos X, se utilizaban moldes de yeso articulados, máscaras faciales y otros recursos. Edward Angle elaboró una clasificación basada en la oclusión entre los primeros molares superiores e inferiores. Mientras otros investigadores, trataron de correlacionar los elementos dentarios con los huesos faciales. Broadbent desarrolló el cefalostato, dispositivo que permitió la obtención de teleradiografías con la cabeza del paciente siempre en la misma posición, con la consecuente mejora de calidad y fidelidad.

Con la llegada de los rayos X, los ortodoncistas pasaron a contar con un elemento adicional de diagnóstico. Los análisis cefalométricos fueron sucediendo basados en las mediciones angulares y lineales obtenidas de los cefalogramas; Downs, Tweed y otros investigadores elaboraron análisis cefalométricos que son utilizados hasta hoy.

Es útil repasar el origen de algunos de los diferentes análisis cefalométricos utilizados actualmente y considerar las influencias de los orígenes de la muestra utilizada cuando son aplicadas a personas de razas diferentes.5

Björk tuvo una actuación muy destacada como investigador en el campo de la cefalometría. En una serie de trabajos publicados entre los años 1947 y 1963 estudió el comportamiento de las estructuras craneofaciales durante el crecimiento.9 Sus investigaciones se basan en un estudio de aproximadamente 300 niños de 12 años y de un número aproximado de soldados de 21 a 23 años en los que tomó cerca de 90 mediciones.9 Björk (1947), realiza una evaluación cefalométrica en suecos con 322 individuos de 12 años y 281 individuos de 21 años.4 Steiner (1953) desarrolla un sistema de cefalometría basándose en el plano guía de S-N (silla – nation) como línea de referencia básica, teniendo como muestra un paciente americano.4

El análisis cefalométrico de Björk modificado por Jarabak, mejor conocido como análisis de Jarabak, es imprescindible y constituye nuestra rutina de estudio en todos nuestros pacientes, donde se convierte en irremplazable, al evaluar un paciente activo en crecimiento y desarrollo. Pues tiene un valor predictivo de las tendencias de crecimiento en pacientes en desarrollo, una clara explicación del patrón de crecimiento en pacientes adultos. Dentro de sus ventajas es que es preciso y confiable, pues la ubicación de sus puntos no da lugar a errores, tiene una corta extensión, fácil ejecución y clara interpretación. La incorporación del polígono de Björk-Jarabak, resultó de gran utilidad para determinar las características del crecimiento en sus aspectos cualitativos y cuantitativos de dirección y potencial de crecimiento. Contribuye también a una mejor definición de la biotipología facial, es particularmente útil en los problemas esqueletales donde el crecimiento puede actuar en forma favorable para la corrección con la mecánica de tratamiento, o en caso contrario, agravando aún más la anomalía.9

La tabla 1 muestra los puntos cefalométricos utilizados en la Cefalometría de Jarabak.

Tabla 1. Puntos cefalométricos
Tabla 1. Puntos cefalométricos

La tabla 2 nos proporciona una visión sobre los planos.

Tabla 2. Planos Tabla 2. Planos
Tabla 2. Planos

En las tablas 3-8 se muestran los Ángulos.

Tabla 3. Ángulo silla (N - S – Ar)
Tabla 3. Ángulo silla (N - S – Ar)
Tabla 4. Ángulo articular (S – Ar – Go)
Tabla 4. Ángulo articular (S – Ar – Go)
Tabla 5. Ángulo goniaco (Ar – Go – Me).
Tabla 5. Ángulo goniaco (Ar – Go – Me).
Tabla 6. Suma de los ángulos (Na–S–Ar), (S–Ar–Go) y (Ar–Go– Gn)
Tabla 6. Suma de los ángulos (Na–S–Ar), (S–Ar–Go) y (Ar–Go– Gn)
Tabla 7- Ángulo goniaco superior (Ar – Go – Na)
Tabla 7- Ángulo goniaco superior (Ar – Go – Na)
Tabla 8. Ángulo goniaco inferior (Na – Go – Me)
Tabla 8. Ángulo goniaco inferior (Na – Go – Me)

Metodología

En el Instituto Nacional de Ortodoncia y Ortopedia Maxilar (INOOM) de Guadalajara, Jalisco; se realizó una investigación de agosto 2016 a Julio 2017. Se utilizó una muestra por conveniencia, de acuerdo a los criterios de inclusión. Previa autorización de los ortodoncistas de la muestra, se obtendrán las radiografías digitales laterales de cráneo, se separaron las que cumplieron los criterios de inclusión, se calibraron en el programa de trazado cefalométrico “Dental Studio NX 2006 Versión 6.0 Family. Software Nemotec”, mediante el uso de la regla milimetrada la cual, tiene cada radiografía, se localizaron puntos y planos cefalométricos de Björk Jarabak y se realizaron las mediciones longitudinales y angulares requeridas en la cefalometría elegida; cada resultado se guardó en la carpeta correspondiente del país evaluado. Una vez obtenidos los valores de los trazos cefalométricos de cada radiografía, se vaciaron en una hoja de registro y estadísticamente se promediaron, para de esta manera saber cuál medida tuvo mayor diferencia respecto a la norma establecida.

Materiales y métodos

El presente estudio será de tipo experimental, retrospectivo, transversal y comparativo. El tamaño de la muestra fue no probabilístico por conveniencia. El universo estuvo constituido por radiografías laterales de cráneo de pacientes latinoamericanos de México, Brasil, Costa Rica, Argentina y Colombia.

Los criterios de inclusión:

  • Radiografías de pacientes sin órganos dentarios incluidos.
  • Pacientes con dentición permanente.

Los criterios de exclusión:

  • Pacientes con dentición mixta.
  • Pacientes con deformidades dentofaciales, malformaciones congénitas, displasias esqueléticas.

Criterios de eliminación:

  • Radiografías de pacientes quirúrgicos.
  • Pacientes con tratamientos previos de ortodoncia u ortodoncia actual.

Referencias

  1. Dr. Pablo Echarri Lobiondo. (1998). Diagnóstico en Ortodoncia. Estudio multidisciplinario.. Barcelona.: Editorial Quintessence.
  2. Carlos E. Zamora Montes de Oca. (2004). Compendio de Cefalometría - Análisis Clínico y Práctico. Colombia: Amolca.
  3. M.O. Rafael Rivas Gutiérrez, M.O. Alma Rosa Rojas García. (2009). Estudio cefalométrico de una población mexicana y su comparación con poblaciones de otras regiones.. Oral , 30, 488 - 493.
  4. Carmen Virginia Hoffman Álvarez. (2004). Tesis "Comparación de características cefalométricas de peruanos y venezolanos entre 12 y 18 años con maloclusión clase I.". Lima, Perú: Universidad Peruana Cayetano Heredia.
  5. Cacho Casado, Alberto. (1992). Valores cefalométricos en población adulta ideal española. Tipo Facial. Universidad Complutense de Madrid. Facultad de Odontología.
  6. Arnett, McLaughlin. (2005). Planificación facial y dental para ortodoncistas y cirujanos orales. Madrid: Elsevier Mosby.
  7. Gonzalo Alonso Uribe Restrepo. (2004). Ortodoncia teoría y clínica. Medellín, Colombia: Corporación para investigaciones biológicas.
  8. Flavio Vellini Ferreira. (2002). Ortodoncia Diagnóstico y planificación clínica. Sao Paulo, Brasil: Artes Medicas Latinoamérica.
  9. Jorge Gregoret. (1998). Ortodoncia y Cirugía Ortognática Diagnóstico y Planificación. España: Espax.
  10. Dr. Luis A. Quevedo Rojas, Dra. Giovanna Jeldes Aguilar (2004). Análisis cefalométrico y estéticos más utilizados en planificación de tratamiento para cirugía ortognática. Santiago- Chile : Universidad de Chile.
  11. Méndez OL, Echeverri JC, Ceballos DM, Múnera LY. Estudio comparativo de medidas cefalométricas entre pacientes con maloclusión clase I de la Universidad de Antioquia, Colombia, y pacientes reportados en el estudio de la Universidad de Michigan en 1974. Rev Nac Odontol. 2015;11(21):7-21. doi: http://dx.doi.org/10.16925/od.v11i21.945
  12. Jarabak F, Fizzell J. Auxiliares del diagnóstico. En: Rosenmeyer F. Aparatología del arco de canto con alambres delgados. 2a ed. Buenos Aires: Mundi S.A.; 1975. p.114-206.
  13. Adriana Victoria de la Rosa Contreras, Norma Margarita Montiel Bastida, Toshio Kubodera Ito, Irania Jasso Ruiz. (Julio 2013). Elaboración de un estándar cefalométrico para la población del centro de la República Mexicana, mayor de 15 años de edad, basado en el análisis de Ricketts.. Revista ADM, 5, 251 - 257.
  14. Rangel DC., Moraes MEL, Teramoto L, Moraes LC, Moraes MB. Estudo comparativo do padrão de crescimento entre as análises USP, Ricketts, McNamara e Jarabak. Rev Clín Ortod Dental Press. 2012 out-nov;11(5):30-4.
  15. Sánchez Traslaviña Natalia, Prieto Castro Karen, Varela Varela Glorian, Souchon Sánchez María Alejandra, Manduca Toledo Ernesto, Villarroel Dorrego Mariana.(2010). Estudio comparativo del perfil facial de una población venezolana mediante el uso de diferentes análisis cefalométricos. Revista Latinoamericana de Ortodoncia y Odontopediatría, 5, 1 -7.
  16. Mauricio Balut Gonzalez, Joseph M. Caruso, Raymond M. Sugiyama, Willis L. Schlenker. (Noviembre 2013). Establishing cephalometric norms for a Mexican population using Ricketts, Steiner, Tweed and Arnett analyses. APOS Trends in Orthodontics, 3, 171-177.
  17. Donald Swlerenga, DDS, MA, EdD: Larry J. Oesterle, DDS, MS,band Marion L Messersmith, DDS, MSc. (Agosto, 1994). Cephalometric values for adult Mexican-Americans. American Journal of Orthodontics and Dentofacia! Orthopedics, 106, No. 2, 145-155.