Suscríbete

Hiperlaxitud articular

en los pacientes del Instituto Nacional de Ortodoncia y Ortopedia Maxilar

Hiperlaxitud articular en los pacientes del Instituto Nacional de Ortodoncia y Ortopedia Maxilar

Resumen


La asociación entre las enfermedades degenerativas de la articulación temporomandibular y la hipermovilidad articular benigna fue mencionada por primera vez en 1887; sin embargo, varios estudios hallaron una relación significativa entre la apertura mandibular y la hipermovilidad articular benigna. El objetivo del presente estudio fue, determinar la hiperlaxitud articular de varias partes del cuerpo con el test de Beighton para valorar posteriormente la hiperlaxitud articular condilar. Del universo de estudio comprendido por 30 pacientes, 76% del género femenino resultaron con más de cinco puntos positivos según el test de Beighton, mientras el género masculino se ubicó en un 67%. Estos resultados coinciden con otros estudios sobre una mayor presencia de la hiperlaxitud articular en el género femenino que en el masculino.

Palabras clave: Hiperlaxitud articular, test de Beighton.


La hiperlaxitud articular benigna o la laxitud generalizada de la articulación es un trastorno hereditario que conduce a un aumento de la movilidad (laxitud) de múltiples articulaciones, la hiperlaxitud articular generalizada ha sido considerada un factor predisponente para el desarrollo de las enfermedades temporomandibulares. Es una enfermedad hereditaria definida por el aumento en el rango de movilidad de múltiples articulaciones (Pasinato Fernanda, 2011). Puede ser resultado de un defecto de colágeno, aunque también ocurre sin defecto de éste, dándosele el nombre de “hiperlaxitud articular generalizada benigna”.

La asociación entre las enfermedades degenerativas de la articulación temporomandibular y la hipermovilidad articular benigna fue mencionada por primera vez en la literatura médica en 1887, sin embargo, varios estudios hallaron una relación significativa entre apertura mandibular y la hipermovilidad articular benigna (Greenwood, 1987). El objetivo de este estudio fue determinar la hiperlaxitud articular de varias partes del cuerpo con el test de Beighton para valorar posteriormente la hiperlaxitud articular condilar.

Marco teórico

Una articulación hiperlaxa es aquella cuyo rango de movimiento excede lo normal para un individuo, teniendo en cuenta la edad, el sexo y los antecedentes étnicos. La amplitud máxima de movimiento de una articulación está determinada por la rigidez o, dicho de otra forma, por los ligamentos que limitan su movimiento. Así, la causa primaria de la hiperlaxitud articular es laxitud ligamentosa.

Cuando la hiperlaxitud produce síntomas, se dice que la persona padece “síndrome de hiperlaxitud articular”. Debido a que el pronóstico, en cuanto a la esperanza de vida, es más favorable que en otras enfermedades hereditarias del tejido conectivo, se utiliza, en algunas ocasiones, el término “síndrome benigno de hiperlaxitud articular”. Es probable que las articulaciones laxas sean menos estables, que se subluxen o luxen (dislocarse) con facilidad, y generalmente son mucho más susceptibles a los efectos de los traumatismos. Los tejidos blandos son mucho menos resistentes por lo cual las roturas del ligamento, músculos y tendones, pueden presentarse con más frecuencia. La columna es particularmente susceptible.

Muchos médicos omiten el reconocimiento de la hipermovilidad, por lo cual no se detecta la hiperlaxitud; la puntuación de Beighton es muy útil, indica meramente como está distribuida a través del cuerpo la severidad de la hiperlaxitud (Grahama, 2003).

En el contexto de la hiperlaxitud articular, las enfermedades hereditarias del tejido conectivo son habilutamente el síndrome de Marfan, síndrome de Ehlers-Danlos y osteogénesis imperfecta. Un examen de signos clínicos revela que existe un considerable solapamiento entre todos estos síndromes. La hiperlaxitud articular es un signo común de todos ellos, aunque pueda variar enormemente en cuanto a su grado.

El síndrome de hiperlaxitud articular (SHA), se refiere a un aumento exagerado de la movilidad de las articulaciones, se estima que un 10% de la población europea y 25% de otras razas se encuentra afectado con este padecimiento. Hiperlaxitud articular es la condición de tener articulaciones hipermovibles, más flexibles o laxas que lo común y que no tiene síntomas. Es más común en poblaciones de niños que en adultos y más en mujeres que en hombres. Los orientales y asiáticos son más laxos que los africanos negros y éstos lo son más que los caucásicos. La causa principal radica en alteraciones genéticas del colágeno, la elastina y fibrilina.

Es frecuente que los síntomas se inicien en la etapa de adolescente o en el adulto joven, sin que antes el problema de dolor o inestabilidad articular haya sido evidente. Una persona adulta puede, en cualquier momento, empezar a tener tendinitis, esguinces o subluxaciones recurrentes, etc. Sin embargo, los diagnósticos médicos no relacionan este cuadro con el síndrome de hiperlaxitud articular.

Debido a la mala calidad del soporte venoso algunos de estos enfermos tienen disautomía, estas personas sufren de hipotensión ortostática, no toleran estar de pie por mucho tiempo, sin moverse, se fatigan, se marean e incluso pueden tener lipotimia. Todo lo anterior lleva a una mala calidad de vida. Esto se agrava porque en la mayoría de los casos el diagnóstico no se hace y el enfermo teme tener otro tipo de patología. El diagnóstico se confunde con fibromialgia o fatiga crónica.

Test de Beighton

Sirve para determinar el grado hipermovilidad articular, actualmente se le usa como parte de criterio de Brighton. Para tener un score de Beighton positivo se requiere tener cuatro puntos o más de un total de nueve:

  1. Hiperextensión de los codos de más de 10°.
  2. Tocar en forma pasiva, el antebrazo con el pulgar, teniendo la muñeca en flexión.
  3. Extensión pasiva de los dedos o extensión del dedo menique a más de 90°.
  4. Hiperextensión de las rodillas de 10° o más.
  5. Tocar el suelo con la palma de las manos al agacharse sin doblar las rodillas, actualmente o en el pasado. Esto es posible gracias a la hipermovilidad de las caderas.

Antecedentes

Un estudio realizado en 2008 por Miranda, Frías y Hierro. Analizó hiperelasticidad cutánea e hiperlaxitud articular, problemas no clasificados, registró 64 casos con hiperelasticidad cutánea o hiperlaxitud articular, pero se excluyeron seis porque no contaban con el cuestionario completo. Se clasificaron 28 (48.3%) pacientes con subtipo clásico, 8 (13.8%) con hipermovilidad, 9 (15.5%) con cifoscoliosis y 4 (6.9%) con artrocalasia. Nueve pacientes no tuvieron criterios suficientes para clasificarlos. Las características con significación estadística fueron: piel suave y aterciopelada, luxaciones repetidas y hernias, pápulas piezogénicas, hábito marfanoides y sangrado del tubo digestivo. Ninguna de las características valoradas en las biopsias o microscopia electrónica fue estadísticamente significativa.

En el artículo de hiperlaxitud ligamentosa en la población escolar de 8 a 12 de la provincia de Granada refiere que, el test de Beighton es la herramienta más utilizada para la detección de hiperlaxitud ligamentosa, que es la movilidad articular de rango excesivo, en su estudio tuvieron una muestra de 2 956 infantes, 49.9% niños y 50.1% niñas, de 8 a 12 años de edad donde se pretende detectar la hiperlaxitud en la población, así como determinar en qué sexo y a qué edad es más frecuente. En la recolección de datos, se realizó el Test de Beighton obteniendo que un 25.4% de los sujetos presentaron positivo al test donde las niñas tienen un 62.1%, siendo esto más alto que el de los niños (Zurita, et al. 2010).

En la investigación de incidencia de la afección de la articulación temporomandibular en pacientes con enfermedades reumáticas, refiere que la articulación temporomandibular es una de las afectadas con mayor frecuencia en pacientes con enfermedades reumáticas, muchas veces pasa desapercibida o es relegada a un segundo plano sin darle la real importancia que se merece por la afectación que puede tener en la percepción de la calidad de vida de los pacientes reumáticos. La edad promedio fue de 53.15 años, la mayor frecuencia de género correspondió al femenino con un 70%. El tiempo de evolución más frecuente fue el comprendido entre 1 y 5 años y la afección reumática más frecuente fue la artritis reumatoide. Existe una alta incidencia de afectación de la articulación temporomandibular en los pacientes con afecciones reumáticas, la cual se incrementa a medida que aumenta el tiempo de evolución de la enfermedad, la artritis reumatoide fue la afección reumática en la cual se encontró un mayor porcentaje de afectación de dicha articulación (Valia, 2014).

Eduardo Imach, en la revisión de su artículo Hiperlaxitud Articular: estimación de su prevalencia en niños en edad escolar (2016), comparte que la hiperlaxitud articular representa el extremo superior de una curva de distribución de Gauss del rango de movimiento articular normal, donde la prevalencia en niños sanos varía entre el 12 y 34%. Esta entidad ha sido asociada a dolores musculoesqueléticos en la infancia, a osteoartritis precoz y a rupturas ligamentarias; el estudio fue hecho con una revisión de 359 niños, 190 varones y 169 niñas, con una mediana de edad de 10 años (rango 6-13). El 22% refirió dolor articular y el 15% refirió haber padecido episodios de esguinces, aunque no hubo diferencias significativas cuando se correlacionó la presencia de estos antecedentes con la coexistencia de SHA. Se observó una prevalencia de SHA del 37.3% (134 de 359 niños) y las niñas resultaron más hiperlaxas, con una diferencia significativa en mayores de 10 años.

Metodología

En este trabajo el tipo de estudio fue prospectivo, transversal y observacional, en pacientes de la clínica del Instituto Nacional de Ortodoncia y Ortopedia Maxilar (INOOM). Se realizó un muestreó por cuotas de 30 pacientes activos de esta clínica, con previo consentimiento informado.

Entre los criterios de inclusión se consideró:

  1. Pacientes activos del INOOM.
  2. Con tratamiento de ortodoncia y ortopedia.
  3. Ambos sexos de 5 a 70 años.

Criterios de exclusión:

  1. Pacientes que estén fuera de la institución.
  2. Pacientes que tengan alguna fractura, artritis o parálisis de alguna parte del cuerpo.

Criterios de eliminación:

  1. Pacientes que se fracturen durante la realización del estudio.
  2. Pacientes que tengan alguna limitación de las articulaciones a tratar.

Se realizó un estudio en la clínica del Instituto Nacional de Ortodoncia y Ortopedia Maxilar en Guadalajara Jalisco en el 2016 con un previo consentimiento informado y firmado por el padre, tutor, y/o pacientes, posteriormente se realizó el test de Beighton en mayores de 13 años, haciendo la recolección de datos, se recolectó la información y los resultados se vaciaron en la base de datos, para realizar un análisis estadístico descriptivo.

Resultados

De los 30 pacientes evaluados con el test de Beighton, fueron estudiados 21 mujeres y nueve hombres, de los cuales, 16 pacientes (76%) femeninos resultaron con más de cinco puntos positivos del listado de nueve, lo cual indica que existe hiperlaxitud articular. También, seis pacientes masculinos (67%) obtuvieron más de cinco puntos positivos de los nueve que se evaluaron. Es importante mencionar que sólo un paciente femenino de 15 años de edad resulto con todos los reactivos positivos, y ningún paciente obtuvo todos los reactivos negativos. El resultado de menos hiperlaxitud fue de un paciente con ocho puntos negativos de los nueve evaluados (Figura 1).

Figura 1. Distribución de positivos y negativos por género. Fuente: Elaboración propia.
Figura 1. Distribución de positivos y negativos por género. Fuente: Elaboración propia.

El promedio de edad con más de 5 puntos positivos fue de 20.2 años y el promedio de edad con 5 o más puntos positivos para el género femenino fue de 20.7 años; similarmente, el promedio de edad para el género masculino con más de 5 puntos positivos fue de 18.7 años. El promedio general de edad de los pacientes fue de 22 años (Figura 2).

Figura 2. Distribución por edad promedio de pacientes con 5 o más positivos. Fuente: Elaboración propia.
Figura 2. Distribución por edad promedio de pacientes con 5 o más positivos. Fuente: Elaboración propia.

A continuación, los resultados de la evaluación por género y por rango de edad de cada uno de los reactivos.

El reactivo de evaluación del meñique derecho fue de nueve pacientes femeninos positivos (43%) y cuatro masculinos (44%). Asimismo, del total de pacientes con meñique derecho positivo siete (23%) tienen 20 años o menos y seis (20%) tiene más de 20 años (Figura 3).

Figura 3. Distribución por género de meñique derecho positivo / Rango de edad. Fuente: Elaboración propia.
Figura 3. Distribución por género de meñique derecho positivo / Rango de edad. Fuente: Elaboración propia.

De los pacientes evaluados con valores positivos acerca del reactivo meñique izquierdo, diez (48%) son del género femenino y cinco (56%) del masculino. También, del total de pacientes con meñique izquierdo positivo, 9 (30%) tienen 20 años o menos y 6 (20%) tienen 21 o más (Figura 4).

Figura 4. Distribución por género de meñique izquierdo positivo / Rango de edad. Fuente: Elaboración propia.
Figura 4. Distribución por género de meñique izquierdo positivo / Rango de edad. Fuente: Elaboración propia.

De las personas evaluadas acerca del reactivo del pulgar derecho con flexión a la muñeca, 24 dieron positivo, de los cuales, dieciocho son del género femenino (86%) y seis del masculino (67%). Adicionalmente, se encontró que 10 (33%) eran de 20 años de edad o menos y 14 (47%) de 21 años o más (Figura 5).

Figura 5. Distribución por género de pulgar derecho con flexión / Rango de edad. Fuente: Elaboración propia.
Figura 5. Distribución por género de pulgar derecho con flexión / Rango de edad. Fuente: Elaboración propia.

De los pacientes evaluados en cuanto al reactivo de pulgar izquierdo con flexión a la muñeca, un total de 16 dieron positivo, siendo 12 (75%) femeninos y 4 (25%) masculinos (Figura 6).

Figura 6. Distribución por género de pulgar izquierdo con flexión / Rango de edad. Fuente: Elaboración propia.
Figura 6. Distribución por género de pulgar izquierdo con flexión / Rango de edad. Fuente: Elaboración propia.

También se encontró que 8 tenían 20 años o menos y 8 eran de 21 o más.

Del reactivo recuvatum del codo derecho, se obtuvo 20 positivos, de los que 11 (55%) fueron del género femenino y 9 (45%) del masculino. Así también, se encontró que 10 fueron de 20 años o menos y 10 de 21 o más (Figura 7).

Figura 7. Distribución por género de recuvatum del codo derecho / Rango de edad. Fuente: Elaboración propia.
Figura 7. Distribución por género de recuvatum del codo derecho / Rango de edad. Fuente: Elaboración propia.

Del reactivo recuvatum del codo izquierdo se obtuvo 22 positivos, de los cuales, 14 (67%) fueron del género femenino y 8 (89%) del masculino. Similarmente, se encontró que el 33% tenían 20 años o menos y el 40% 21 años o mayor (Figura 8).

Figura 8.  Distribución por género de recuvatum del codo izquierdo / Rango de edad. Fuente: Elaboración propia.
Figura 8. Distribución por género de recuvatum del codo izquierdo / Rango de edad. Fuente: Elaboración propia.

Del reactivo recuvatum de la rodilla derecha se obtuvo 20 positivos, de los cuales, 13 (62%) fueron del género femenino y 7 (78%) del masculino. Adicionalmente, 11 (37%) tenían 20 años o menos y 9 (30%) 21 años o más (Figura 9).

Figura 9. Distribución por género de recuvatum de rodilla derecha / Rango de edad. Fuente: Elaboración propia.
Figura 9. Distribución por género de recuvatum de rodilla derecha / Rango de edad. Fuente: Elaboración propia.

Del reactivo recuvatum de la rodilla izquierda se obtuvo 21 positivos, de los que 7 (78%) fueron del género masculino y (67%) del femenino. También se recabó información acerca de las edades, encontrando que 11 (37%) tenían 20 años o menos y 10 (33%) 21 años o más (Figura 10).

Figura 10. Distribución por género de recuvatum de rodilla izquierda / Rango de edad. Fuente: Elaboración propia.
Figura 10. Distribución por género de recuvatum de rodilla izquierda / Rango de edad. Fuente: Elaboración propia.

Del reactivo flexión del tronco con palmas al piso, se obtuvo solamente 15 positivos. De estos, 12 (57%) fueron del género femenino, mientras que tres (33%) del masculino. En cuanto a las edades, siete (23%) tenían 20 años o menos y ocho (27%), 21 años o más (Figura 11).

Figura 11. Distribución por género de flexión del tronco con palmas al piso / Rango de edad. Fuente: Elaboración propia.
Figura 11. Distribución por género de flexión del tronco con palmas al piso / Rango de edad. Fuente: Elaboración propia.

Discusión

La hiperlaxitud articular es la condición extrema de la movilidad articular, de acuerdo con algunos estudios se asocia a dolores musculoesqueléticos en la infancia. Hasta el momento, no existe ningún estudio publicado acerca de la prevalencia de esta condición en nuestro país, por lo que el aporte del presente es una base para continuar profundizando en el tema a nivel local o nacional.

Esta investigación se realizó mediante el estudio de una muestra circunscrita a los pacientes de la clínica del Instituto Nacional de Ortodoncia y Ortopedia Maxilar, por lo que debe tomarse en consideración este factor, pues los resultados no son necesariamente un reflejo rigurosamente estadístico de las características de la población en general. Sin embargo, los resultados del estudio coinciden con los de otras investigaciones sobre una mayor presencia de la hiperlaxitud articular en el género femenino que en el masculino (76% vs. 67% del total de la muestra).

Finalmente, el análisis comparativo de las personas en función de edad pone de manifiesto que la población de género femenino, que en promedio tienen 20.7 años de edad, es la más hiperlaxa.

Conclusiones

Identificar los pacientes con hiperlaxitud articular de manera habitual no es una tarea difícil de realizar si se tiene presente en la historia clínica de la articulación, en concordancia con lo que se refleja en la mayor parte de los estudios sobre el tema, en la población del Instituto Nacional de Ortodoncia y Ortopedia hay una mayor prevalencia de casos de hiperlaxitud en mujeres que en hombres, y una disminución de los pacientes hiperlaxos conforme a su aumento de edad.

Referencias

  1. Cooper, D. J., Scammell, B. E., Batt, M. E., y Palmer, D. (2018). Development and validation of self-reported line drawings of the modified Beighton score for the assessment of generalised joint hypermobility. BMC Medical Research Methodology, 181-8. doi:10.1186/s12874-017-0464-8.
  2. Farro, U.L., Tapia, E.R., Valverde, T.C., Bautista C.L., y Amaya, S.K. (2016). Relación entre hiperlaxitud articular, dismetría de miembros inferiores y control postural con los trastornos posturales. Revista Médica Herediana. 27 Issue 4, p216-222. 7p.
  3. Grahama, R. (2003). Hypermobility and hypermobility syndrome. En Keer R, Grahame R (eds). Hypermobility Syndrome: Recognition and Management for Physiotherapists. Edinburgh, UK: Butterworth-Heinemann.
  4. Greenwood, L.F. (1987).Is temporomandibular joint dysfunction associated with generalized joint hypermobility? J Prosthet Dent. 58:70.
  5. Gyldenkerne, B., Iversen, K., Roegind, H., Fastrup, D., Hall, K., y Remvig, L. (2007). Prevalence of general hypermobility in 12-13-year-old school children and impact of an intervention against injury and pain incidence. Advances In Physiotherapy, 9(1), 10-15.
  6. Jackson, S. C., Odiaman, L., Card, R. T., Bom, J. G., y Poon, M. (2013). Suspected collagen disorders in the bleeding disorder clinic: A case–control study. Haemophilia, 19(2), 246-250.
  7. Kirby, A., y Davies, R. (2007). Developmental Coordination Disorder and Joint Hypermobility Syndrome – overlapping disorders? Implications for research and clinical practice. Child: Care, Health & Development. Sep2007, Vol. 33 Issue 5, p513-519.
  8. Meyer, K.J., Chan, C., Hopper, L., y Nicholson, L.L. (2017). Identifying lower limb specific and generalised joint hypermobility in adults: validation of the Lower Limb Assessment Score.
  9. Miranda, G.O., Frías, A.G., y Hierro, O.S. (2008). Hiperelasticidad cutánea e hiperlaxitud articular. Problemas no clasificados. Dermatología Rev Mex 2008;52(3):111-20.
  10. Nijs, J., De Meirleir, K., y Truyen, S. (2004). Hypermobility in Patients with Chronic Fatigue Syndrome: Preliminary Observations. Journal Of Musculoskeletal Pain, 12(1), 9-17.
  11. Pasinato, F. (2011). Temporomandibular disorder and generalized joint hypermobility application of diagnostic criterial. Journal Otorhinolaryngol, 418-425.
  12. Russek, L.N., LaShomb, E.A., Ware, A.M., Wesner, S.M., y Westcott, V. (2016). United States Physical Therapists' Knowledge About Joint Hypermobility Syndrome Compared with Fibromyalgia and Rheumatoid Arthritis. Physiotherapy Research International. Vol. 21 Issue: Number 1 p22-35.
  13. ULUS, Y., AKYOL, Y., TANDER, B., DURMU§, D., BÍLGÍCÍ, A., y KURU, O. (2013). Is There a Balance Problem in Hypermobile Patients with Fibromyalgia?. Turkish Journal Of Rheumatology, 28(1), 10-15. doi:10.5606/tjr.2013.2668.
  14. Valia, G.G. (2014). Incidencia de la afección de la articulación temporomandibular en pacientes con enfermedades reumáticas. Revista Cubana de Reumatologia , 373-378.
  15. Zurita, O.F.F., Ruiz, R.L., Martínez, M.A.A., Fernández, S.M.M., Rodriguez, P.C.C., y López, L.R.R. (2010). Hiperlaxitud ligamentosa (test de Beighton) en la población escolar de 8 a 12 años de la provincia de Granada. Reumatol Clin 2010;6:5-10 - Vol. 6 Núm.1 DOI: 10.1016.