Valoración de la dimensión transversal maxilar: distancia JL-JR, AG-GA vs diámetro dental de molares

por Torres, E. Takiguchi, F. Jimenez, E. Octubre 2017

Asociación Odontologica Mexicana parala Enseñanza y la Investigación A.C.

Valoración de la dimensión transversal maxilar: distancia JL-JR, AG-GA vs diámetro dental de molares

Resumen

Una de las alteraciones más comunes en los pacientes de ortodoncia son las de tipo transversal, su etiología puede ser por condiciones genéticas, ambientales y otros factores, los reportes de prevalencia en los problemas transversales del maxilar es del 23% de la población con maloclusión. Dada la frecuencia de alteraciones transversales que se presentan en la Consulta, es necesario realizar un buen diagnóstico diferencial, tomando como base la importancia de la radiografía posteroanterior, la medición transversal de los modelos de estudio y su correlación en la causa de maloclusión para luego planificar el plan de tratamiento más indicado para nuestros pacientes. Hábitos presentes: empuje lingual y morderse los labios. Tratamiento: corrección de hábitos, alineación, nivelación, stripping, detallado y retención. Aparatología: brackets prescripción Roth 0.022×0.028, tubos bondeables en 6’s y 7’s y recordatorios linguales de canino a canino en superior. La retención estuvo a cargo de retenedores fijos en superior e inferior de canino a canino, y Hawley en superior con rejilla y perla. El tiempo de tratamiento activo fue de 1 año 6 meses.

Palabras clave: mordida abierta, empuje lingual, giroversión.

Somos conscientes que los registros radiológicos: intraorales, panorámica y sobre todo las telerradiografías laterales y frontales son imprescindibles para realizar un correcto diagnóstico y plan de tratamiento, pero también creemos que algunas radiaciones podrían evitarse si utilizamos mediciones sobre modelos para predecir ciertos tipos de patologías como pueden ser asimetrías y colapsos maxilares.

Los cambios en el tamaño de las arcadas se producen fundamentalmente en dos fases; la primera ocurre cuando erupcionan los incisivos y los primeros molares permanentes, seguida tras un período de calma por la segunda fase en la que transcurre el recambio dental de premolares y caninos.

Los diámetros bicaninos siguen la misma evolución aumentando su tamaño en esos dos períodos, tanto en la arcada superior como en la arcada inferior para algunos autores como Lewis15 y, sin embargo, otros como Moorrees y cols. Demostraron que el segundo incremento no ocurría en la mandíbula, aunque sí en el maxilar.

La anchura bimolar y, sobre todo, la bicanina son inviolables en el tratamiento de ortodoncia, si luego queremos que los resultados sean estables y sin recidivas, aunque cierto grado de expansión a nivel molar y en la arcada superior, se mantiene tras años de haber finalizado el período de retención.

Los avances tecnológicos que también han involucrado a la antropología, permiten obtener mediciones con gran exactitud en el campo de la antropometría; pensamos que en el futuro podrán incorporarse a la investigación y a los registros ortodóncicos de manera rutinaria, disminuyendo las exposiciones radiológicas de nuestros pacientes.

Por todo ello este trabajo pretende estudiar los diámetros cefalométricos, bimaxilar, bigoniaco y bimolar; con los valores obtenidos elaboraremos tablas y las compararemos con las de otros autores para conocer si los parámetros que utilizamos en nuestros diagnósticos son válidos para la población.

A partir de una muestra de 94 modelos de estudio y de 94 radiografías posteroanteriores de pacientes entre 12 a 18 años de edad, la presente investigación tiene como objetivo estudiar las dimensiones transversales esqueléticas (ancho maxilar y ancho mandibular) y ancho intermolar maxilar y mandibular en modelos de estudio en pacientes de una población de la ciudad de Oaxaca centro.

Grafica

Metodología

Se realizó un estudio transversal, observacional, retrospectivo y documental, con base en los expedientes clínicos obtenidos en la Clínica de Especialidades Odontológicas en la ciudad de Oaxaca centro. La muestra fue sistematizada, pues se eligió únicamente los expedientes que contuvieran el estudio radiográfico completo. Se incluyeron para este trabajo 94 expedientes clínicos todos con su respectivo estudio radiográfico completo. Se revisaron cada una de las radiografías con la ayuda de 2 negatoscopios JOS068, 33x21 cm para telerradiografía. Se utilizó una base de datos en el programa Excel en la cual se recopiló toda la información obtenida (edad, sexo, ancho transversal maxilar y mandibular) posterior a la revisión de radiografías de los expediente clínicos.

Evaluación de las radiografías posteroanteriores.

El trazado cefalométrico se realizó por el investigador, siguiendo los criterios establecidos por Ricketts, se evaluaron las siguientes dimensiones:

  1. Ancho maxilar: se midió la distancia entre los puntos JL y JR
  2. Ancho mandibular: se midió la distancia entre los puntos AG Y GA

Obtención de las medidas de las arcadas

La anchura bimolar se consideró la máxima hallada entre las superficies vestibulares de los primeros molares permanentes de uno y otro lado de la arcada, tanto para la superior como para la inferior las mediciones fueron realizadas por el mismo observador con un calibre de puntas finas modelo Stabilo con una exactitud de hasta 0.1 mm.

Para reducir el posible error, los diámetros bimolares de todos los modelos fueron medidos dos veces, realizándose posteriormente la media aritmética de los dos valores siempre que la variación fuera menor de 0.5 mm. Si el valor resultaba superior, se repetían las mediciones de nuevo, hasta conseguir reducir el mismo.

Los valores promedios obtenidos se anotaron en una hoja de Excel donde además se indicaban la edad (en años y en meses), sexo, así como los valores de las medidas esqueléticas.

Resultados

El valor promedio de ancho maxilar en el total de pacientes fue de 65.04 + 3.47 mm. Los pacientes de sexo masculino (n=57), tuvieron mayor ancho maxilar con 66.07 + 4.01 mm que los pacientes del sexo femenino (n=37) que tuvieron 64.28 + 2.86 mm.

El valor promedio de ancho intermolar en el total de pacientes fue de 47.86 + 2.84 mm. Los pacientes de sexo masculino (n=57), tuvieron mayor ancho intermolar con 48.79 + 2.72 mm que los pacientes del sexo femenino (n=37) que tuvieron 47.18+2.79 mm.

El valor promedio de ancho mandibular en el total de pacientes fue de 79.13 + 2.36 mm. Los pacientes de sexo masculino (n=57), tuvieron mayor ancho mandibular con 81.07 + 4.01mm que los pacientes del sexo femenino (n=37) que tuvieron 78.28 + 2.86mm.

22 pacientes con colapso maxilar esqueletal: 3 pacientes del sexo femenino y 19 pacientes masculinos.

19 pacientes con colapso maxilar dentoalveolar: 5 pacientes del sexo femenino y 14 pacientes masculinos.

Conclusiones

Los pacientes de sexo masculino tienden a tener mayor ancho maxilar, mandibular y bimolar con respecto a los pacientes de sexo femenino, estos valores van aumentando con la edad y llega a mantenerse en una edad determinada que en este caso fue de 16 años en mujeres y 18 años en hombres.

Al comparar los valores que obtuvimos en la medición del colapso maxilar esqueletal con la medición del ancho transversal en los modelos de estudio encontramos que casi el total de los casos con colapso coincidia el valor obtenido esqueletal como en modelos de estudio.

Así concluimos que para un buen diagnóstico y plan de tratamiento ortodóntico, es necesario medir el ancho transversal de los modelos de estudio sin tener que pedir una radiografia posteroanterior a nuestros pacientes.

  1. Hellman M. Changes 41.- in human face brought about by development. lnt 1 Orthod 1927; 13: 475-516
  2. Tood TW. Facial growth and mandibular adjustement. lnt J Orthod 1930; 16: 1243-72. 42.
  3. Berger H. Constitution, heredity and orthodontia. Orthod and Oral Surg 1938; 24: 136-50. 43.
  4. Berger H. Constitutional aspects of orthodontic problems. Am J Orthod and Oral Surg 1940; 26: 566-83. 44.
  5. Potter JW, Meredith HV. A comparison of two methods of obtaining biparietal and bigonial measurements. J Den Res 1948; 27: 459-66.
  6. Izard G. Orthodontie (Orthopédie Dento-Faciale) en La Practique Stomatologique. Vol VII Paris. Masson et cie ed., 1950.
  7. Woods GA. Changes in width dimensions between certain teeth and facial points during human growth. Am J Orthod AmJ 1 38 1950; 36: 676-700
  8. Warren ER. A study of correlation of denture and skeletal widths. Am J Orthod 1960; 46: 789-90.
  9. Haspel LS. Study of arch width obtained from posteroanterior cepholograms and plaster casts. Am J Orthod 1962; 48: 394.
  10. Sillman JH. Relationship of maxillary and mandibular gum pads in the newborn infant. Am J Orthod and Oral Surg 1938; 24: 409-24.
  11. Sillman JH. Serial studies of changes in dimensions of the dental arches from birth to nine years. Child Dey 1 947; 18: 106-12.
  12. Bishara SE, Chadha JM, Potter RB. Stability of intercanine width, overbite, and overjet correction. Am J Orthod 1973; 63: 588-95.
  13. Ricketts RM, Bench RW, Gugino CF, Schuclhof RJ. Técnica bioprogresiva de Ricketts. Buenos Aires. Ed Panamericana, 1988.
  14. Moyers RE, Van Der Linden FPGM, Riolo ML, McNamara JA. Standars of human occlusal development. Monograph n 0 5. Craneofacial grown series. Center for human grouth and development. University of Michigan. Michigan 1976.