Influencia de indicaciones de higiene oral en pacientes con aparatología fija

por Tellitud G. Sánchez A. Takiguchi F.Diciembre 2017

Influencia de indicaciones de higiene oral en pacientes con aparatología fija

Resumen

La cavidad oral es una de las regiones del cuerpo con mayor presencia de microorganismos. A dicha presencia se le denomina biofilm, que se define como una cooperativa comunitaria de microorganismos que crecen y se organizan en una matriz de exopolisacáridos; están adheridos firmemente a superficies inertes, como puede ser la aparatología fija, o a tejidos vivos, como la superficie de los dientes, las encías, la lengua o las mucosas de la cavidad oral.

Es por ello que la higiene oral debe enfocarse a combatir el biofilm de las bacterias que recubren la superficie de los dientes y de los brackets para evitar un desarrollo excesivo de microorganismos que pueden alterar el medio oral y causar un deterioro en la salud del diente o del periodonto en primera instancia.

Palabras clave: biofilm, aparatología fija, higiene oral.

La cavidad oral es una de las regiones del cuerpo con mayor presencia de microorganismos. Algunos de ellos forman parte de la flora normal de la misma; sin embargo, al tener contacto con el exterior, ya sea mediante la respiración, el habla o la ingesta de alimentos, estos microrganismos adquieren ciertas características y pueden llegar a causar enfermedades bucodentales, ya sea a nivel dental o periodontal.

A esta presencia de microorganismos se le denomina biofilm. El biofilm se define como una cooperativa comunitaria de microorganismos que crecen y se organizan en una matriz de exopolisacáridos, y están adheridos firmemente a superficies inertes, como la aparatología fija, o a tejidos vivos, como la superficie de los dientes, las encías, la lengua o las mucosas de la cavidad oral.

Si bien es cierto que dicha presencia es considerada como algo normal, no se debe permitir que la falta de higiene bucodental logre que este biofilm provoque enfermedades bucodentales. Es por ello que la higiene oral debe enfocarse en combatir el biofilm de bacterias que recubre la superficie de los dientes y de los brackets para evitar un de­sarrollo excesivo de los microorganismos que pueden alterar el medio oral y causar un deterioro en la salud del diente o del periodonto en primera instancia.

En la actualidad, uno de los padecimientos con mayor recurrencia es la caries dental en lugares poco comunes en pacientes con aparatología fija, y sabemos que la mejor manera de prevenirla es mediante hábitos de higiene oral eficientes para este tipo de pacientes.

Figura 1.
Figura 1.

Antecedentes

La placa dental se conforma fundamentalmente por una biopelícula muy similar a otras que se pueden encontrar en distintos lugares del cuerpo humano. Es una asociación funcional de una o varias especies (hasta 1000) de microorganismos. Esta biopelícula dental se compone de saliva, polisacáridos extracelulares y una diversidad de microorganismos (principalmente bacterias) que se asocian a manera de una comunidad o colonia que ocupa diferentes nichos ecológicos, de tal manera que puede colonizar tanto las superficies dentales como los tejidos periodontales.1

En 1978, Costerton introdujo el término biofilm. El biofilm, antiguamente llamado biopelícula, es una formación de capas bacterianas, usualmente existentes como comunidades cercanamente asociadas, que se adhieren a una variedad de superficies naturales o artificiales en un medio acuoso que contiene una concentración suficiente de nutrientes para sostener las necesidades metabólicas de la microbiota.2

Según la OMS, el biofilm se puede definir también como un ecosistema bacteriano.

El control físico, mecánico y químico terapéutico de la placa bacteriana se conforma en una serie de técnicas preventivas y tratamientos no invasivos que constituyen parte de lo que se ha denominado prevención de la salud oral.1

De esta forma, uno de los desafíos más importantes en la actualidad es lograr que los individuos controlen el acumulo y retención de placa bacteriana en el ámbito personal; para esto existe a disposición de las personas una serie de agentes terapéuticos físicos y químicos que, empleados de forma adecuada, contribuyen con dicho objetivo.

Entre los agentes físicos o mecánicos se encuentra el cepillo dental.1 Para pacientes con aparatos de ortodoncia están disponibles cepillos dentales que tienen un corte en V a lo largo del eje mayor de las fibras, lo que permite ubicarlos pegados a los dientes, y así cabalgan sobre brackets y arco. Las hileras de cerdas más largas se colocan a cada lado del arco y ello posibilita la remoción de placa de dientes y encía, mientras que el centro de la V posee filamentos más cortos que son eficaces en la remoción de restos de alimentos. Otro cepillo adecuado es el llamado crevicular, con sólo dos filas de penachos. En muchos casos se recomienda el cepillo unipenacho. El cepillo interdentario puede ser efectivo, en particular cuando hay espacios abiertos por extracciones; es el cepillo enhebrado en un alambre en espiral.4

Marco teórico

En el transcurso de los años, la higiene se ha convertido en uno de los temas más desarrollados en los pacientes con aparatología fija. Cuando se lleva aparatología ortodóntica, los pacientes tienen una mayor dificultad para remover la placa bacteriana de forma convencional, lo que favorece el estancamiento de bacterias y detritus, pudiendo irritar la encía y, por supuesto, aumentando la prevalencia de caries en lugares donde en otras condiciones sería infrecuente encontrarlas.5

Es importante destacar que los tratamientos ortodóncicos no provocan ninguna clase de patología periodontal, aunque la mayor parte de los pacientes que reciben tratamiento de ortodoncia son jóvenes y este factor de edad constituye uno de los riesgos en la incidencia de caries dental. Además, independientemente de la edad, pueden desencadenar determinadas alteraciones en pacientes adultos con mala higiene bucal, por lo que es importante controlar a un alto nivel la limpieza oral para evitar futuras complicaciones.5,7

Existe una evidente relación de causa-efecto entre la formación de placa bacteriana y la respuesta inflamatoria gingival. A partir de los primeros instantes posteriores a la cementación de los dispositivos por parte del ortodoncista, las áreas propensas a la retención de alimentos y la acumulación de placa se incrementan dramáticamente, factores de riesgo (placa bacteriana) que de no ser removidos adecuadamente se convertirán en un sustrato que generará cambios cuantitativos en la flora microbiana.6

La placa bacteriana no sólo se forma sobre la superficie del diente, sino también sobre restauraciones, prótesis, implantes y aparatos ortodónticos.8

La desmineralización del esmalte que se ha asociado con la terapia ortodóntica fija es un proceso extremadamente rápido, causado por el desafio cariógeno constante y de alto grado desarrollado en torno de los brackets.9

Los niveles de Streptococcus mutans en los pacientes portadores de ortodoncia aumentan cuando se cementan los brackets y permanecen altos una semana después de la retirada de brackets.5

Inicialmente, la reacción inflamatoria e inmunitaria frente a la placa microbiana acumulada en todos los materiales ortodóncicos estará dada por gingivitis y periodontitis. La reacción inflamatoria es visible microscópica y clínicamente en el periodonto afectado y representa la respuesta del huésped a la microflora de la placa y a sus productos.6

Justificación

Debido a la gran cantidad de pacientes con aparatología fija y a un gran número de ortodoncistas que no dan la importancia suficiente a la higiene oral durante el tratamiento de ortodoncia, se tiene la necesidad de hacer esta investigación para tratar de hacer conciencia de que la aparatología puede ser causa de aparición y desarrollo de alguna patología dental, como caries, gingivitis, periodontitis, etc., y a causa de esto el tratamiento podría alargarse e incluso ponerse en peligro.

Metodología

Se realizó un estudio de tipo comparativo, experimental, abierto, transversal y prospectivo. Los pacientes que acudieron a la clínica de la Asociación Odontológica Mexicana para la Enseñanza y la Investigación fueron acomodados en una unidad dental de marca Fijo Dent. En seguida se les explicó que se les daría una pastilla que teñiría sus dientes donde no se hubieran cepillado correctamente y tuvieran restos de alimento y/o biofilm. Enterados de esto, se les realizó un cuestionario acerca de su higiene oral; una vez que hubieron dado respuesta a todas y cada una de las preguntas del cuestionario, se les dio una pastilla reveladora marca Gum, y se les pidió que la masticaran por un minuto; pasado el minuto se les pidió que pasaran la saliva teñida por toda su boca y que escupieran sobre una escupidera que forma parte de la misma unidad Fijo Dent. A continuación se les pidió que abrieran la boca y con ayuda de un espejo intraoral marca Hu-Friedy se fue revisando cada diente que tuviera brackets por su cara vestibular, dividiendo éste en gingival, oclusal, mesial y distal, y se anotó con un lapicero en un odontograma las caras que se marcaron de cada diente. Después se les explicó a los pacientes la técnica de cepillado con un tipodonto sin marca y un cepillo dental económico sin marca. Seguido de esto, los pacientes se cepillaron frente al espejo de la clínica siguiendo las instrucciones de cepillado, y al terminar se les dio otra pastilla reveladora de la misma marca (Gum) y se volvió a tomar registro de las caras que se hubieran vuelto a teñir.

Resultados

Se comprobó la hipótesis de trabajo: si se motiva al paciente con indicaciones de higiene, esto influirá positivamente en el índice de biofilm en pacientes con aparatología fija. Se obtuvo una muestra de 52 pacientes, de los cuales 36 eran de género femenino y 16 de género masculino, en un rango de edad de 6 a 50 años. De acuerdo al cuestionario que se realizó se graficaron los resultados de las distintas preguntas. (Gráficas 1 y 2)

Gráfica 1. Género.
Gráfica 1. Género.
Gráfica 2. Porcentaje de disminución de biofilm.
Gráfica 2. Porcentaje de disminución de biofilm.

Discusión

Este estudio se llevó a cabo para evaluar las diferencias de higiene oral antes y después de aprender la técnica de cepillado. Según los estudios de otros autores, después del inicio de la colocación de la aparatología, la acumulación de placa aumenta y es difícil quitarla de los brackets e interdentalmente.

Isidro de Jesús Nápoles González et al. comentan que cuando se lleva aparatología ortodóntica los pacientes tienen una mayor dificultad para remover la placa bacteriana de forma convencional, lo que favorece el estancamiento de bacterias y detritus, pudiendo irritar la encía y, por supuesto, aumentando la prevalencia de caries en lugares donde en otras condiciones sería infrecuente encontrarlas, con lo que los autores del presente artículo estamos de acuerdo, puesto que en nuestro estudio nos dimos cuenta de que el biofilm prevalece en zonas donde es complicado acceder con el cepillo.

Carlos A. Marín dice que existe una evidente relación de causa-efecto entre la formación de placa bacteriana y la respuesta inflmatoria gingival, y que a partir de los primeros instantes posteriores a la cementación de los dispositivos por parte del ortodoncista, las áreas para la retención de los alimentos y la acumulación de la placa se incrementan dramáticamente. De no ser removida adecuadamente, dicha placa bacteriana se convertirá en un sustrato que generará cambios cuantitativos en la flora microbiana. En el presente estudio nos dimos cuenta de que la mayoría de los pacientes que fueron tomados como muestra sufrían de agrandamiento gingival.

Francisco Enrile de Rojas demostró que el depósito de placa siempre se sigue de inflamación gingival, y que la eliminación de la placa controla este proceso; es por ello que en este estudio al enseñar la técnica de cepillado baja considerablemente la cantidad de placa y progresivamente podrían bajar los niveles de inflamación.

Por último, son necesarios nuevos estudios que investiguen cuál sería la mejor forma de mantener el biofilm bajo en pacientes con aparatología fija, y la forma de mantener al paciente motivado en cuestión de higiene, además de que nosotros, como ortodoncistas, debemos estar siempre pendientes de reducir el índice de biofilm en todos nuestros pacientes.

Conclusiones

A pesar de que el tema del biofilm es de gran importancia, es poco tomado en cuenta en la consulta tanto por el paciente como por el ortodoncista.

Al realizar esta investigación se notó que los pacientes realmente no están capacitados para llevar a cabo la higiene oral con su aparatología fija; un gran porcentaje de ellos ni siquiera recordaba si le fue enseñada la técnica de cepillado; aunado a esto, más del 50% de la población estudiada solamente se cepillaba los dientes dos veces al día y en un promedio de 2 a 5 minutos.

La motivación al paciente, así como la enseñanza de la técnica de cepillado por parte de nosotros ayudarán a mantener los niveles de biofilm bajos para así lograr el éxito de los tratamientos sin ningún tipo de patología generada por la falta de higiene, evitando que el tratamiento sea detenido o pausado por presentar algún tipo de alteración relacionada con el índice de placa.

Referencias

  1. Castro P et al. Eficacia de cuatro cepillos dentales en la remoción de la placa bacteriana mediante la técnica modificada de Bass en estudiantes de salud oral en la Universidad de Cali. Revista Estomatología. Escuela de Odontología de la Universidad del Valle. 2008;16(2):15-24.
  2. Pérez Luyo AG. La biopelicula: una nueva visión de placa dental. Revista Estomatología Herediana. Lima. 2005;15(1).
  3. Escherichia coli en conducto radicular dentario. Revista Investigaciones medicoquirúrgicas.
  4. Nápoles González I, Fernández Collazo ME, Jiménez Beato P. Evolución histórica del cepillo de dientes. Rev Cubana Estomatol. 2015;52(2).
  5. Samara G, Lenguas A, López MA. Ortodoncia y salud bucodental. Cient Dent. 2007;4;1:33-41.
  6. Marín CA. Importancia del control de placa bacteriana en el tratamiento ortodóncico. Revista Estomatología. 2007; 15(1):24-8
  7. Pacho Saavedra JA, Rodríguez Patterson MC, Pichardo Pico M. Higiene bucal: su repercusión en pacientes con tratamientos ortodóncicos. Rev Cubana Estomatol. Ene-mar 2007;44(1).
  8. Carranza NSF. Compendio de Periodoncia. Buenos Aires: Panamericana. 1996.
  9. Atlas de Ortodoncia: principios y aplicaciones clínicas.
  10. Enrile de Rojas F, Fuenmayor Fernández F (coordinadores generales). Manual de higiene bucal. Buenos Aires; Madrid: Médica Panamericana. 2009.
  11. Rivera Oreamuno MC. Comparación de técnica de cepillado convencional contra técnica de cepillado para ortodoncia en pacientes de la Udental de la Universidad Latinoamericana de Ciencia y Tecnología.
  12. Figueroa-Gordon, Alonso, Guillermina. Microorganismos presentes en la lesión de Caries dental. Acta Odontológica Venezolana. 2009;47(1).