Suscríbete

Manejo del paciente con mordida profunda con bite plate

Manejo del paciente con mordida profunda con bite plate

Resumen


Se presenta un paciente de 14 años 0 meses de edad. En su análisis clínico y radiográfico se diagnosticó como: Clase II esquelético, hiperdivergente, Clase I molar derecha, Clase II molar izquierda, Clase II canina derecha,Clase I canina izquierda, overbite aumentado, apiñamiento moderado maxilar y mandibular. El tratamiento consistió corrección del apiñamiento maxilar y mandibular con secuencia de arcos NiTi 0.014, 0.016, 0.018 superior e inferior. Corrección de línea media dental y obtención de Clase I canina y la mordida profunda por medio de bite plate removible y bite ramps. Del paralelismo radicular y la oclusión funcional por medio de arcos acero 0.017×0.025 superior e inferior con dobleces de primer, segundo y tercer orden. La retención a cargo de retenedor termoformado y fijo de 3 a 3 superior e inferior, tiempo de tratamiento activo 2 años 3 meses.

Palabras claves: Mordida profunda, bite plate removible, bite ramps, Clase II canina


La influencia del crecimiento mandibular en el desarrollo de la mordida profunda, antes, durante y después del tratamiento de ortodoncia, ha sido objeto de numerosas investigaciones por más de 40 años.1

Según Graber la definición de mordida profunda se refiere a un estado de sobremordida vertical aumentada en la que la dimensión entre los márgenes incisales dentales superiores e inferiores es excesiva.2 La mordida profunda, como parte de las displasias verticales, se considera como una entidad compleja de origen multifactorial, donde tantos los factores genéticos (crecimiento y desarrollo craneofacial, patrón neuromuscular, características étnicas, herencia) como ambientales (hábitos dismorfofuncionales) pueden afectar las estructuras dentoalveolares, esqueléticas o una alteración de ambas.3

Una mordida profunda sin tratar puede causar los siguientes problemas:

  1. Trauma en la mucosa palatal de los incisivos superiores o a la encía labial de los incisivos inferiores ocasionando defectos periodontales,
  2. Atricción de los incisivos inferiores y superiores
  3. Además de contribuir en problemas de articulación temporomandibular.4

Entre los tratamientos tenemos la extrusión del sector posterior, intrusión del segmento anterior, combinación de ambos, proclinación de los incisivos o por medio quirúrgico.5 Para el ortodoncista es importante conocer los distintos tipos de aparatología que le permita cumplir con los objetivos de tratamiento; el plano de mordida anterior es uno de los más importantes, permite levantar la mordida para poder trabajar en ambas arcadas dentarias y a la vez producir una extrusión del sector dentario posterior.6

El “bite plane”, “bite plate” o “bite block” se ha usado dentro de la ortodoncia con el objetivo de facilitar el tratamiento de las mordidas abiertas, pueden ser removibles o fijos en los dientes. Henry Clay mencionó que la reducción de la sobremordida anterior proporcionaría espacio para el movimiento lingual de los superiores.7 Autores como: Rodríguez y Casasa mencionan que este tipo de aparato provoca un levantamiento oclusal a expensas de los dientes antero inferiores, los cuales harán contacto con la placa acrílica produciendo una separación o desoclusión posterior, facilitando la erupción pasiva o forzada en los molares y premolares, lo cual producirá una apertura de la mordida posterior.8

Reporte del caso

Se reporta el caso clínico de un paciente de 14 años de edad, refiere acudir a consulta por presentar “dientes un poco encimados”. Radiográficamente se observa clase II esquelética, hiperdivergencia y posición de sus piezas dentales figura 1, en la fotografía extraoral de perfil figura 2, el paciente presenta protrusión de los labios con respecto a la línea estética de Ricketts.

Figura 1. Radiografía lateral de cráneo.
Figura 1. Radiografía lateral de cráneo.
Figura 2. Perfil.
Figura 2. Perfil.

Estudios de inicio intraorales

Se observa en la figura 3 la Clase I molar y clase II canina derecha, en la figura 4 clase II molar y Clase I canina izquierda, en la figura 5, el overbite aumentado con la línea media dental inferior desviada hacia la derecha.

Figura 3. Intraoral derecha.
Figura 3. Intraoral derecha.
Figura 4. Izquierda.
Figura 4. Izquierda.
Figura 5. Frente.
Figura 5. Frente.

La forma del arco superior es cuadrada con los caninos ectópicos figura 6 y una forma de arco inferior es triangular con apiñamiento moderado figura 7.

Figura 6. Oclusal superior.
Figura 6. Oclusal superior.
Figura 7. Oclusal inferior.
Figura 7. Oclusal inferior.

En la radiografía panorámica nos muestra la dentición mixta con 27 dientes permanentes presentes y el primer molar deciduo superior derecho. Gérmenes dentales en formación del canino superior derecho, terceros molares superiores bilaterales e inferior del mismo lado figura 8.

Figura 8. Radiografía panorámica.
Figura 8. Radiografía panorámica.

Tratamiento

El tratamiento consistió en la corrección del apiñamiento maxilar y mandibular con secuencia de arcos NiTi 0.014, 0.016, 0.018 superior e inferior, la alineación y nivelación de los arcos dentales. Obtener la línea media dental coincidente y obtención de Clase I canina por el uso de cadenas intramaxilares Clase II y LM. La mordida profunda se corrigió por medio de bite ramps y un bite plate removible diseñado con un termoformado y en su interior con pista acrílica. La intercuspidación, paralelismo radicular y la oclusión funcional por medio de arcos acero 0.017×0.025 superior e inferior con dobleces de primer, segundo y tercer orden.

Estudios de progreso

Se observan la Clase I canina derecha figura 9, la mejora en la alineación y nivelación dental figura 10 y la Clase I canina izquierda figura 11.

Con el uso del bite plate removible se modificaron los arcos figuras 12 y 13.

Figura 9. Lateral derecha.
Figura 9. Lateral derecha.
Figura 10. Intraoral de frente.
Figura 10. Intraoral de frente.
Figura 11. Lateral izquierda.
Figura 11. Lateral izquierda.
Figura 12a. Figura 12b.
Figura 12. Oclusal superior e inferior.
Figura 13. Bite plate removible.
Figura 13. Bite plate removible.

Estudios finales

Observamos en la radiografía lateral de cráneo figura 14 la adecuada proclinación de los incisivos superior e inferior y la fotografía de perfil figura 15, un perfil armónico con el labio superior en norma y el inferior protrusivo según la norma estética de Ricketts.

Figura 14. Rx lateral de cráneo.
Figura 14. Rx lateral de cráneo.
Figura 15. Perfil.
Figura 15. Perfil.

En las fotografías intraorales se ve la Clase I molar y la Clase I canina bilateral figuras 16 y 17. El overjet y overbite adecuado y la corrección de la línea media dental inferior figura 18.

Figura 16. Intraoral derecha.
Figura 16. Intraoral derecha.
Figura 17. Izquierda.
Figura 17. Izquierda.
Figura 18. Frente
Figura 18. Frente

En la vista oclusal podemos ver las adecuadas formas de arco, figuras 19, 20, y la corrección del apiñamiento moderado superior e inferior.

Figura 19. Oclusal superior.
Figura 19. Oclusal superior.
Figura 20. Oclusal inferior.
Figura 20. Oclusal inferior.

En la radiografía panorámica final, se muestra el correcto paralelismo radicular con 28 dientes permanentes presentes y terceros molares superiores bilaterales e inferior izquierdo en formación figura 21.

Figura 21. Rx panorámica.
Figura 21. Rx panorámica.

Resultados

El tiempo total de tratamiento fue de dos años, se lograron los objetivos planteados: la corrección de la mordida profunda, del apiñamiento moderado maxilar y mandibular, corrección de líneas medias dentales, obtención de Clase I canina y corrección de overbite y overjet como vemos en la figura 22.

Figura 22a Figura 22b
Figura 22. Comparación intraoral de frente inicio y final.

Fueron indicados retenedores termoformados y fijo de 3 a 3 superior e inferiores figuras 23, 24 y 25.

Figura 23. Retenedor superior.
Figura 23. Retenedor superior.
Figura 24. Retenedor inferior.
Figura 24. Retenedor inferior.
Figura 25. Retenedores intraoral de frente.
Figura 25. Retenedores intraoral de frente.

Discusión

Dentro de los tratamientos para mordidas profundas, las opciones más comunes son la intrusión de incisivos superiores9,10,15 usando un arco de intrusión o provocando la erupción del sector posterior utilizando un bite plate, este se puede usar como dispositivo de diagnóstico, para extraer los dientes avulsionados luego de un trauma, permite que los dientes se extruyan y minimizan las deformidades óseas asociadas y elimina el trauma oclusal que puede ser causado por los hábitos parafuncionales que se desarrollan durante el movimiento dental ortodóntico11 como se pudo apreciar en el paciente tratado en el CESO, el cual comenzó con una sobremordida y el uso del bite plate permitió obtener overjet y overbite adecuado. Los estudios hechos en por Burzin & Nanda, indican que la estabilidad de la corrección de la mordida profunda, es mayor cuando se hace intrusión en el arco maxilar; después de una reducción de la sobremordida de 3.5 mm durante el tratamiento, y puede esperarse alrededor de 0.8 mm de recidiva; además se debe tomar en cuenta factores como el grado de proclinación dado durante el tratamiento, crecimiento remanente mandibular, el ángulo interincisal, la magnitud de la corrección y la salud periodontal.12 Basados en ésta información en nuestro paciente del CESO se aplicó la intrusión del sector posterior para brindar un tratamiento con resultados a largo plazo y reducir la probabilidad de una recidiva.

Conclusión

El bite plate es una excelente alternativa de tratamiento en pacientes que presentan mordida profunda ofreciéndole buenos resultados estéticos, se cumplieron los objetivos del tratamiento llevando a las clases caninas I, la eliminación del apiñamiento superior e inferior y la corrección del overjet y overbite. En este caso, se llevó al paciente a una oclusión funcionalmente estable, recomendándole cuidar la higiene bucal para mantener la integridad del periodonto, lo cual se le proporcionaron técnica de cepillado, y el uso de auxiliares de limpieza.13,14

Referencias

  1. Kovacs AR, Gurrola MB, Casasa AA. Mordida profunda severa, en paciente Clase II esquelética, patrón muscular braquifacial, caso clínico. Revista Latinoamericana de Ortodoncia y Odontopediatría. [internet], 2014. [Consultado junio 2018]. Disponible en: https://www.ortodoncia.ws/publicaciones/2014/art-9/#
  2. Muñoz OJ, Gurrola MB, Casasa AA. Mordida profunda con apiñamiento severo. Revista Dentista y Paciente. [internet], 2017. [Consultado: junio de 2018] Disponible en: https://dentistaypaciente.com/caso_107_julio2017.html
  3. Alarcón A, Andrea M. Etiología, diagnóstico y plan de tratamiento de la mordida profunda – Revisión de la literatura. Revista Latinoamericana de Ortodoncia y Odontopediatría. [internet], 2014. [consultado: junio de 2018] Disponible en: https://www.ortodoncia.ws/publicaciones/2014/art-2/#
  4. Garro A, Dobles AL. Eficacia de los Topes Palatinos en los Centrales Superiores para el Tratamiento de Mordidas Profundas. Revista iDental. [internet], 2015. [Consultado: junio de 2018] Disponible en: http://www.ulacit.ac.cr/files/revista/articulos/esp/resumen/122_articulo1idental8final.pdf
  5. Daokar S, Agrawal G. Deep Bite Its Etiology, Diagnosis and Management: A Review. Journal Of Orthodontics & Endodontics [internet], 2016. [Consultado: junio de 2018] Disponible en: https://www.researchgate.net/publication/312243588_Deep_Bite_Its_Etiology_Diagnosis_and_Management_A_Review
  6. Ubilla W, Moreira T, Mazzini F. Efecto del uso de plano de mordida anterior en la extrusión del sector posterior, en pacientes con mordida profunda. Revista Tamé. . [internet], 2016. [Consultado: junio de 2018] Disponible en: http://www.uan.edu.mx/d/a/publicaciones/revista_tame/numero_14/Tam1614-04i.pdf
  7. Sleichter. Effects of Maxillary Plane Therapy in Orthodontics. American Jorunal Of ORthodontics & DEntofacial Orthopedics. 1954; 40 (11):850-870.
  8. Berliner I. Gurrola MB, Casasa AA. Tratamiento de mordida profunda severa, con bite plate. Revista Latinoamericana de Ortodoncia y Odontopediatría. [internet], 2015. Disponible en: https://www.ortodoncia.ws/publicaciones/2015/art-49/ [consulta: junio de 2018]
  9. Arnett GW, Bergman RT. Facial keys to orthodontic diagnosis and treatment planning. Part II. Am J Orthod Dentofacial Orthop, 1993;103:395-411.
  10. Reyneke JP, Bryant RS, Suuronen R, Becker PJ. Postoperative skeletal stability following clockwise and counter-clockwise rotation of the maxillomandibular complex compared to conventional orthognathic treatment. Br J Oral Maxillofac Surg, 2007;45:56-64.
  11. Abuabara. Treatment of Deep bite with bite plate: a case report. Revista Sul-Brasileira de Odontología. [internet], 2007. Disponible en: http://antigo.univille.br/arquivos/4612_relato_caso_tratamento_sobremordida.pdf [consulta: junio de 2018]
  12. Cruz. Tratamiento Ortodóncico de mordidas profundas. Revista Facultad de Odontología Universidad de Antioquia. December 2011; 23 (1): 158-173.
  13. Canut JA. Ortodoncia clínica y terapéutica. 2ª ed. Barcelona: Masson; 2005, pp. 599-603
  14. Arnett GW, Worley CM Jr. The treatment motivation survey: defining patient motivation for treatment. Am J Orthod Dentofacial Orthop, 1999;115:233-8.
  15. Panchasara, C., Sastri, M., Nayak. K., (2013). Techniques for intrusion in deepbite cases: a review article. Guident [internet], 2013. Disponible en: https://www.guident.net/articles/orthodontics/techniques-for-intrusion-in-deep-bite-cases-a-review-article.html [consulta: junio de 2018]