Suscríbete

El diagnóstico oportuno y el tratamiento temprano en los casos de agenesia de dientes laterales del maxilar

El diagnóstico oportuno y el tratamiento temprano en los casos de agenesia de dientes laterales del maxilar

Resumen


La detección temprana de agenesias (hipodoncia) en el maxilar, es fundamental para planificar estrategias de un tratamiento interceptivo, donde podamos, entre otras cosas, generar los estímulos necesarios a nivel del hueso basal y lograr de este modo una estabilidad espacial del maxilar con la mandibula y con la base craneal, mejorando el crecimiento óseo que se encuentra alterado por la falta de estímulo al haber la ausencia del germen dental.


La detección temprana de agenesias (hipodoncia) en el maxilar, es fundamental para planificar estrategias de un tratamiento interceptivo, donde podamos, entre otras cosas, generar los estímulos necesarios a nivel del hueso basal y lograr de este modo una estabilidad espacial del maxilar con la mandibula y con la base craneal, mejorando el crecimiento óseo que se encuentra alterado por la falta de estímulo al haber la ausencia del germen dental. (teoría de crecimiento del Dr. Melvin Moss) (Figura 1).

Figura 1.
Figura 1.

La hipodoncia tiene entre otros factores etiológicos, los hereditarios, que son denominados como forma autosómica dominante,¹ donde la mutacion aleatoria del gen MSX-1, el cual se localiza en el cromosoma 4p 16.1 y se ha asociado con la herencia autosómica dominante en la genesia hereditaria familiar de incisivos laterales y terceros molares²-³ (Figura 2).

Figura 2.
Figura 2.

En los casos donde la agenesia es uno o ambos laterales superiores permanentes, la premáxila comienza a perder proporción de volumen en el macizo oseo por la ausencia de los gérmenes dentales, generando progresivamente a nivel óseo una zona profunda y retraida en el vestíbulo anterior, una mordida anterior borde a borde y la consecuente pérdida del anclaje natural en la relación interincisal al momento de ocluir, llegando en algunos casos a generarse una mordida cruzada anterior (Figura 3).

Figura 3a. Figura 3b. Figura 3c.
Figura 3.

Esto genera una cascada de complicaciones, entre las que se destacan el hábito de lengua, cambios en la fonética, alteraciones de la linea media dental, extrusión de los incisivos inferiores, modificación en las relaciones intermaxilares con la base craneal, entre otras alteraciones y disfunciones.

Es en la intervención temprana donde al obtener el diagnóstico y realizar acciones bien planificadas, toman una importancia medular, para evitar, como primer paso, que la mordida se cruce en el segmento anterior, siendo conveniente colocar elementos auxiliares como el arco palatino o lingual con resorte auxiliar, incluso desde la dentición decidua, donde se comienzan a reflejar clínicamente los primeros indicios de la falta de crecimiento de la premáxila, con el objeto de anclar dentalmente el segmento anterior (Figura 4).

Figura 4a. Figura 4b. Figura 4c. Figura 4d. Figura 4e.
Figura 4.

No debemos olvidar el aspecto estético, en donde, por un lado, el perfil del paciente se ve claramente afectado, llegando a ser recto o concavo y, por el otro, ocasionando cambios en la expresión facial como la sonrisa. Además que la dinámica masticatoria en conjuncion con los movimientos linguales, pierde la armonía, el equilibrio de fuerzas biomecánicas estabilizadoras entre los dientes, y músculos bucales, la lengua tambien se ve afectada así como en la deglución del paciente (Figura 5).

Figura 5a. Figura 5b.
Figura 5.

Respecto al análisis cefalométrico, la relacion del maxilar respecto a la base del cráneo se encontrará disminuida mientras que la mandíbula estará en una relacion armónica, esto es, el punto A estará por detrás del punto B. Por otro lado, a nivel de las relaciones interdentales, las alteraciones serán notables; los incisivos inferiores se lingualizarán en forma progresiva buscando contactar con los superiores.

El tratamiento de este tipo de casos es a muy largo plazo, debiendo dar seguimiento en las etapas de crecimiento, realizando estudios cefalométricos y panorámicos periódicos, implementando maniobras ortopédicas acordes a las necesidades del paciente con el fin de estimular la redirección del crecimiento de los maxilares en favor de lograr en lo posible beneficios funcionales y estéticos, hasta el cierre del crecimiento óseo. A partir de ese momento, planear el tratamiento ortodóntico, junto con la posibilidad de trabajar en equipo con el implantólogo o el cirujano maxilar si llegara a ser el caso, para dar buen cauce y solución final a las complicaciones generadas por agenesias en los dientes anteriores superiores (Figura 6).

Figura 6a. Figura 6b. Figura 6c. Figura 6d.
Figura 6.

La utilizacion de la máscara facial es un elemento auxiliar muy efectivo en estos casos, combinándola en periodos escalonados con la mentonera (Figura 7).

La radiograía carpal es un elemento de diagnóstico efectivo para conocer cuando se ha terminado el periodo de crecimiento óseo.

Figura 7a. Figura 7b. Figura 7c.
Figura 7.

Referencias

  1. De Coster PJ, Marks LA, Martens LC, Huysseune A. Dental agenesis: genetic and clinical perspective. J Oral Pathol Med 2009; 38(1):1-17
  2. Etiología de las agenesias dentales publicado el 16 de Junio del 2015. Marchena Rodríguez Leticia. Fernández ortega Carlos Ma. De la universidad de Sevilla.
  3. García ballesta. C. López Nicolás M. Alteraciones del desarrollo dentario en Odontopediatria, segunda edición, Barcelona, editorial Masson 2004. 89-106.
  4. William R. Proffitt. Ortodoncia Contemporánea edit. Mosby
  5. Mauricio Ballesteros. Manual de Cefalometría Integrada Edit. Trillas.
  6. Pérez Córdoba Cesar Augusto. Tratado de Cefalometría. Edit. Amolca
  7. Marie- José Boileau. Ortodoncia para el Niño y el Adolescente. Edit. Amolca.
  8. Ulrike Grohmann. Aparatología en Ortopedia Funcional. Edit. Amolca