Suscríbete

La importancia de las normas de bioseguridad en la formación profesional odontológica


La importancia de las normas de bioseguridad en la formación profesional odontológica

Resumen


Este trabajo trata de dar a conocer en la población de los profesionales de odontología que se debe conocer las normas y procedimientos de bioseguridad durante las prácticas estomatológicas, tanto los pacientes como el personal de servicio que se encuentran en continua exposición al contacto con agentes biológicos a través de la saliva, sangre o secreciones del tracto respiratorio. Es por eso que el cumplimiento de las normas de bioseguridad en los laboratorios o durante el tratamiento odontológico en las clínicas y los desechos que estas generan, es fundamental para disminuir el riesgo al que están sometidos. Sin embargo, se necesitan además de otras recomendaciones que se encuentran contenidas específicamente en los programas de prevención y control de infecciones y que no forman parte de los manuales de bioseguridad. Objetivos: Relacionar las normas y principios de la bioseguridad con los principios de los programas de prevención y control de infecciones en Estomatología e identificar los aspectos a tener en cuenta para la elaboración de manuales que prevengan al sector de salud.Contribución: Aportar la necesidad considerar las normas de bioseguridad en la elaboración e implementación de un programa de prevención y control de infecciones para los servicios estomatológicos. (Delfín M., 2013)


Es indispensable el cumplimiento de las normas de bioseguridad en la práctica odontológica a nivel de formación profesional y profesional para prevenir el contagio de enfermedades infectocontagiosas, dado que la práctica se efectúa en la cavidad bucal, misma que contiene agentes biológicos a los cuales el estudiante de formación profesional está expuesto a través de sangre, saliva y mucosidad respiratoria que pueden contener agentes patógenos.

Comprendiendo que durante la realización de la práctica odontológica se puede llegar a producir una infección cruzada entre: paciente/odontólogo y el ambiente si no se tienen las medidas y cuidados necesarios para evitarlas, tomando en cuenta siempre que tanto el paciente como el estudiante en formación profesional son portadores potenciales de distintos microorganismos.

Antecedentes históricos

En 1546, Girolamo Fracastoro inició la polémica sobre las repercusiones de las infecciones contagiosas en su obra En el contagio. Siglos después, Louis Pasteur, estableció los medios que los microorganismos poseen para ocasionar una enfermedad, en su propuesta "teoría germinal de las enfermedades infecciosas". El Barón Joseph Lister, en 1865, estableció las normas para trabajar en quirófano: en la aplicación de técnicas antisépticas y el uso del ácido carbólico como desinfectante.

A mediados del siglo XX, en los Estados Unidos se introdujeron las normas de bioseguridad para la adecuada labor en el laboratorio; en 1941, se realizó el primer estudio de casos de infecciones por prácticas laborales. En 1978, Pike y Sulkin establecen que el 20% de los casos de estudio infectados estuvieron asociados con accidentes laborales y el otro 80% se atribuye a individuos que trabajan en contacto directo con el agente en cuestión.

En la década de los ochenta se concentra la atención en la seguridad del personal de salud por el brote de la Tuberculosis y la aparición del síndrome de inmunodeficiencia adquirida; a nivel mundial, las infecciones ocupacionales como el virus de inmunodeficiencia humana ocurrieron en profesionales de laboratorio; por consiguiente, son considerados hasta 10 veces más propensos para infectarse por algún patógeno que la población en general. (Lara Villegas HH, Ayala Núñez NV, Rodríguez Padilla C, 2012)

Antecedentes

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reporta 2 millones de accidentes con instrumentos punzocortantes al año, por lo que se estima que puede haber casi 4 millones de accidentes, agregando que el riesgo de transmisión en el caso de la hepatitis B es de 30 %; de hepatitis C, entre 2 y 3 %, y para el VIH/SIDA, 0.3% (Figura 1), siendo el más bajo de todos.( Ginebra, Suiza: OMS: 2013)

Figura 1. Principios de la bioseguridad.
Figura 1. Principios de la bioseguridad.

Cabe mencionar que durante los años del 2014-2015 en hospital de la Seguridad Social en Chiclayo, Perú, varios estudios realizados mostraban la falta de cumplimiento de las medidas básicas de prevención como el de no realizar de forma correcta el lavado de manos por parte del profesional de la salud, ocasionando la presencia de infecciones nosocomiales. (Polo-Capuñay AM, Soto- Caceres V, Díaz-Vélez C. 2015)

Mientras que en el hospital de Bogotá, Colombia, se efectuó un estudio de tuberculosis a los trabajares de salud, en el cual se demostró que el 14% de los casos de contagio lo presentan los odontólogos, por tal motivo la tuberculosis es considerada como un factor de riesgo ocupacional, por lo que efectuaron la implementaron las medidas adecuadas para evitar el contagio. (Cruz Martínez OA, Muñoz Sánchez AI, 2013, Rafiza S, Rampal K.G. 2013, Díaz DM, Muñoz AI, 2013)

Por ende, es muy importante y necesario implementar el uso y cumplimiento de las normas de bioseguridad, ya que debe entenderse como una enseñanza encaminada a lograr actitudes y conductas que disminuyan el riesgo de infecciones, por lo que el estudiante en formación profesional debe acatarlas, a fin de evitar enfermedades infectocontagiosas debido a la falta de conocimiento y uso inadecuado de las misma.

Se debe de tener en consideración varias cosas pero entre ellas los principios de bioseguridad que se clasifican en:

Figura 2. Ciclo de la bioseguridad.
Figura 2. Ciclo de la bioseguridad.

Universalidad: La prevención incluye a todos los pacientes de la masa laboral, el personal debe seguir las precauciones tradicionales para evitar la exposición de piel y mucosas al contacto con sangre o cualquier otro fluido corporal del paciente.

Uso de barreras de protección: El empleo de materiales adecuados que se interpongan al contacto directo a sangre y fluidos orgánicos potencialmente contaminantes; por ejemplo: los guantes no evitan los accidentes, pero disminuyen sus consecuencias.

Medios de eliminación del material contaminado, como el material utilizado en la atención de pacientes, el cual es depositado y eliminado sin riesgo en equipos a través de medios apropiados. ( La Corte E,2013, Acero Godoy J. 2013)

Según la Organización Mundial de la Salud, los agentes biológicos se clasifica en:

Grupo de riesgo 1 (GR1): Agentes biológicos no asociados con enfermedades en humanos saludables ni en animales, con bajo riesgo para el individuo o la comunidad.

Grupo de riesgo 2 (GR2): Agentes con posible enfermedad humana raramente serias, el riesgo de diseminación de la infección es moderado para el individuo y bajo para la comunidad, existen medidas terapéuticas preventivas disponibles.

Grupo de riesgo 3 (GR3): Agentes asociados con enfermedades humanas letales, el contagio entre individuos infectados es poco común, es decir, alto riesgo individual y bajo riesgo a la comunidad; por lo tanto, existen medidas preventivas disponibles.

Grupo de riesgo 4 (GR4): Agentes causantes de enfermedades humanas serias, el contagio entre individuos en factible; por consiguiente, no hay medidas terapéuticas disponibles, existe alto riesgo individual y colectivo. (Organización Mundial de la Salud, 2013

Figura 3. Barreras de protección odontólogo y paciente.
Figura 3. Barreras de protección odontólogo y paciente.

Objetivo

Dar a conocer la importancia de la aplicación de las normas de bioseguridad durante la práctica de formación profesional para prevenir enfermedades infectocontagiosas, relacionando las normas y principios de la bioseguridad con los principios de los programas de prevención y control de infecciones en Estomatología e identificar los aspectos a tener en cuenta en la elaboración de los programas de las Universidades y de la práctica profesional bucal de especialidad o general.

Metodología

Se efectuó una investigación profunda de artículos científicos y manuales de bioseguridad 2012-2017 para soportar teóricamente el estudio, mediante páginas oficiales de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y Normas Oficiales Mexicanas de Salud, como la Norma Oficial Mexicana NOM-087-ECOL-SSA1-2002, para la protección ambiental - salud ambiental - residuos peligrosos biológico-infecciosos, la Norma Oficial Mexicana NOM-013-SSA2-2015, para la prevención y control de enfermedades bucales, NOM-052-SEMARNAT-2005, entre otras, las cuales establecen las características, el procedimiento de identificación, clasificación y los listados de residuos peligrosos, así como la Ley General de Salud. Todo esto para recalcar la importancia de la aplicación de las normas de bioseguridad.

Figura 4. Cómo desechar residuos peligrosos.
Figura 4. Cómo desechar residuos peligrosos.

Resultados

Efectuando un análisis profundo de los documentos mencionados se determinó que es necesario el conocimiento acerca de la importancia de las normas de bioseguridad durante la práctica de formación profesional, con el fin de evitar riesgos durante la práctica clínica.

Conclusión

Es importante que los estudiantes de formación profesional, los cirujanos dentistas de práctica profesional y los cirujanos dentistas con especialidad, tengan conocimiento sobre la aplicación y cumplimiento de las normas de bioseguridad durante y después de la práctica clínica, para ello es necesario que la institución y los consultorios cuenten con un manual de bioseguridad aplicado en estomatología, el cual les brinde las herramientas necesarias para prevenir las enfermedades infectocontagiosas y salvaguardar su salud y la de los pacientes, al mismo tiempo es necesario considerar las normas de bioseguridad en la elaboración e implementación de un programa de prevención y control de infecciones para los servicios estomatológicos.


Referencias

  1. Secretaría de Salud. Norma Oficial Mexicana para la Prevención y Control de Enfermedades Bucales. NOM-013-SSA2. México, D.F.: Diario Oficial de la Federación; 2015
  2. González Hernández M, Rodríguez Cabrera KM. Bioseguridad y percepción de riesgo estomatológico en la Clínica Estomatológica Docente Guamá. Rev. Univméd pinar. 2012.
  3. Polo-Capuñay AM, Soto- Caceres V, Díaz-Vélez C. Cumplimiento del "care bundle" para prevención de infección del torre..nte sanguíneo asociado a catéter intravascular en el HNAAA, enero-febrero, 2015. Rev Cuerpo Med HNAAA. 2015;8(3):162-7.
  4. Cruz Martínez OA, Muñoz Sánchez AI. Estudio bibliométrico sobre pobló la tuberculosis en trabajadores de la salud. Med Segur Trab. 2013;58(229):303-20.
  5. Rafiza S, Rampal K.G. Serial testing of Malaysian health care workers with QuantiFERON®-TB gold in-tube. International Journal of Tuberculosis and Lung Disease. 16:2 (163-168). 2013. Malasia.
  6. Díaz DM, Muñoz AI. Condiciones de Trabajo de Profesionales de Enfermería en un Hospital de III Nivel de Atención de la Ciudad de Bogotá D.C. Trabajo Final de maestría en Salud y Seguridad en el Trabajo de la Universidad Nacional de Colombia, 2013.
  7. Organización Mundial de la Salud. Prevención de las infecciones y resistencia a los antimicrobianos. Ginebra, Suiza: OMS: 2013.
  8. Zarate de Gelfo AM, Rezzonico MS, Castillo MC. Bioseguridad e higiene en la formación del odontólogo. Acta Odontol Venez. 2012.
  9. The University of Manitoba/Faculty of Dentistry. Manual for infection prevention and control. 2011-2012. Manitoba, Canada: University of Manitoba; 2012
  10. Royal College of Dental Surgeons of Ontario. Guidelines for Infection, Prevention and Control in the Dental Office. Ontario, Canada: RCDS; 2013.
  11. United Kingdom Department of Health. Improving the quality of decontamination in primary care dental practices. Londres, Reino Unido: UKDH; 2012.
  12. United Stated Air Force. Guidelines for Infection Control in Dentistry. EE.UU.: USAF; 2012.
  13. Rangel-Frausto MS1, M. Huertas-Jiménez, C. Romero-Oliveros, G. Sánchez-Jiménez, S. Ponce-de-León Prevención de la infección de la exposición a VIH Rev Invest Clin, 56 (2014), pp. 237-241
  14. P. Shelton, K. Rosenthal Sharps injury prevention: select a safer needle Nurs Manage, 35 (2014), pp. 25-31
  15. Junco Díaz, Raquel de los Angeles, Oliva Pérez, Soniabel, Barroso Uria, Isabel et al. Riesgo ocupacional por exposición a objetos corto punzantes en trabajadores de la salud. Rev Cubana Hig Epidemiol, Abr 2013,
  16. Secretaría de Salud. Norma Oficial Mexicana. Que establece las características , el procedimiento de identificación ,clasificación y los listados de los residuos peligrosos NOM-052-SEMARNAT-2005, México, D.F.: Diario Oficial de la Federación; 2013
  17. Secretaría de Salud. Norma Oficial Mexicana. Protección ambiental - Salud ambiental - Residuos peligrosos biológico-infecciosos - Clasificación y especificaciones de manejo NOM-087-ECOL-SSA1-2002, México, D.F.: Diario Oficial de la Federación; 2002.
  18. Cleveland J, Foster M, Barker L, Brown G, Lenfestey N, Lux L, Corley T, Bonito A. Factors associated with dentists' implementation of guidelines from the Centers for Disease Control and Prevention. JADA. 2012;143(10):1127-38.
  19. González M, Rodríguez K. Bioseguridad y percepción de riesgo estomatológico en la clínica docente «Guamá». Rev Univer Méd Pinar [Internet]. 2011 [citado 9 de julio de 2013];7(1). Disponible en: http://publicaciones.pri.sld.cu/rev-estud/rev-estud7-1/rev-estud71-1.html
  20. Cubana Estomatol [Internet]. 1999 [citado 9 de julio de 2013];36(3):[Aprox. 4p.]. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0034-75071999000300007&lng=es&nrm=iso&. Delfín M. Necesidad de la implementación de la bioseguridad en los servicios estomatológicos en Cuba. Rev tlng=es
  21. Lara Villegas HH, Ayala Núñez NV, Rodríguez Padilla C. Bioseguridad en el laboratorio: medidas importantes para el trabajo seguro. Redalyc (Bioquimia). 2008; 33 (2): 59-70. URL disponible en: http://redalyc.uaemex.mx/src/inicio/ArtPdfRed.jsp?iCve=57611111003. Fecha de acceso: 19 de noviembre de 2012
  22. La Corte E. Uso de normas de bioseguridad en el consultorio. Intra Med. 2009;(5). URL disponible en: http://www.intramed.net/contenidover.asp7contenidolD=63140. Fecha de acceso: 19 de noviembre de 2013
  23. Acero Godoy J. Manual de bioseguridad en el laboratorio Protocolo básico. 2008. URL disponible en: http://www.slideshare.net/ddreyes/bioseguridad-4638113. Fecha de acceso: 19 de noviembre de 2013