Suscríbete

Tracción de canino superior izquierdo retenido

Tracción de canino superior izquierdo retenido

Resumen


Se presenta una paciente de 18 años, al análisis intraoral se diagnosticó como clase I esqueletal, normodivergente, clase I molar bilateral, clase II canina derecha y no determinada del lado izquierdo, overjet y overbite disminuidos, canino superior izquierdo, órgano dental 23 retenido, apiñamiento leve. El tratamiento realizado consistió en: alineación, nivelación, tracción del 23 retenido, stripping, detallado y retención. La aparatología utilizada en este caso fue brackets prescripción Roth 0.022x0.28, bandas en 6s superiores, tubos bondeables en 6s, Arco transpalatino. Para retención se indicaron circunferencial superior y retenedor termoformado inferior y fijo 3-3 inferior. El tiempo activo de tratamiento fue de 1 año y 9 meses.

Palabras claves: clase I esquelética, canino retenido, arco transpalatino.


La retención de los caninos es una anomalía en la cual el diente se encuentra impedido para erupcionar, ya sea por hueso o por dientes adyacentes. Esta retención puede ser considerada cuando su erupción se ha demorado y existe evidencia clínica o radiográfica de que no tendrá lugar.¹

De acuerdo con Moss, después de los terceros molares, el canino superior es el más frecuentemente retenido, presentándose con mayor frecuencia en el aspecto palatino y siendo la retención unilateral mucho más común que la bilateral. El pronóstico para mover los caninos retenidos depende de una variedad de factores, como la posición del diente retenido en relación a los dientes adyacentes, la angulación, la distancia que el diente debe ser movido, la dilaceración radicular y la posible presencia de anquilosis o reabsorción radicular.²

Por otra parte, autores como Parkin y Milberg mencionan que se pueden usar técnicas en dos dimensiones (2D) como radiografías periapicales, oclusales y panorámicas para observar la posición.³,⁴ La tomografía está indicada en caso de sospecha de anquilosis de la raíz del canino impactado o reabsorción de la raíz del lateral permanente. Una de sus desventajas es que por su costo elevado, su uso es reducido, sin embargo es un excelente recurso de diagnóstico que junto con las radiografías convencionales proporcionan seguridad, agilidad y comodidad en la planificación de los casos de impactación de caninos superiores permanentes.⁵

Tratamiento: Ericson y Kurol aconsejan la extracción precoz del canino primario cuando la inclinación axial del canino permanente a pesar de ser anormal se presenta más vertical y con 1/2 a 2/3 de la raíz formada. En el 78 % de los casos la técnica surtió efecto en el plazo de hasta 12 meses después de la retirada del canino primario, a partir de ahí recomiendan la tracción ortodóncica.⁶ Por su parte Jacobs recomienda la remoción precoz del canino primario que guiaría el canino permanente a su posición normal en el arco dentario. Esta técnica solo es aplicable mientras la raíz del canino permanente no esté totalmente formada.⁷ Bishara propone la exposición quirúrgica de la corona del canino con objeto de conseguir la erupción natural del mismo, siendo esta técnica aplicable apenas cuando el eje de inclinación axial del canino impactado es correcto, o sea, paralelo a los dientes contiguos.

Bishara en su estudio presenta dos técnicas, las cuales consisten en la exposición quirúrgica para la colocación de aparato ortodóncico para la tracción, que puede ser inmediato quedando expuesto el hilo de ligadura trenzado por donde se hará la tracción, la segunda es el abordaje quirúrgico con la remoción del tejido óseo que recubre la corona del canino, con la extirpación quirúrgica de la encía que la recubre y en el plazo medio de 15 días la fijación del aparato para traccionamiento, pero no se debe exponer la corona más allá de la unión esmalte/cemento para preservar el periodonto evitando pérdida posterior de suporte óseo.

El pronóstico para una tracción ortodóncica de un diente impactado por palatino depende de su posición, su angulación, la extensión del trayecto a ser recorrido y la posible anquilosis del elemento dentario que hace imposible su movimiento.⁸

Caso clínico

Se presenta una paciente de 18 años de edad, ella refiere que acude a consulta “por falta de un colmillo”. En la radiografía panorámica (Figura 1), se observa el 23 canino superior izquierdo retenido.

Figura 1. Radiografía panorámica.
Figura 1. Radiografía panorámica.

Estudios de inicio fotografías intraorales

En la del lado derecho en oclusión (Figura 2) se observa una relación clase I molar y canina clase II derecha, y clase I molar izquierda y clase canina no determinada del lado izquierdo (Figura 4), overjet y overbite disminuidos (Figura 3), canino superior izquierdo órgano dental 23 retenido, apiñamiento leve.

Figura 2. Lateral derecha.
Figura 2. Lateral derecha.
Figura 3. Intraoral de frente.
Figura 3. Intraoral de frente.
Figura 4. Lateral izquierda.
Figura 4. Lateral izquierda.

La paciente presenta la forma de arco superior oval donde se observa la ausencia del órgano dental 23 canino superior izquierdo (Figura 5).

Figura 5. Oclusal superior.
Figura 5. Oclusal superior.

Tratamiento

El tratamiento consistió en alineación, nivelación, tracción del 23 canino superior izquierdo retenido, stripping, detallado y retención. La corrección del apiñamiento maxilar y mandibular se corrigió mediante la alineación y nivelación con secuencia de arcos de niti 0.012, 0.014, 0.016, 0.018 superior e inferior, acero inoxidable 0.018 superior e inferior La aparatología utilizada en este caso fue brackets prescripción Roth 0.022x0.28, bandas en 6s superiores, tubos bondeables en 6s, arco transpalatino.

Se observa en las fotografías intraorales la mecánica realizada para traccionar el canino superior izquierdo y llevarlo a la arcada. En la Figura 6, se ve un arco transpalatino con una extensión del lado izquierdo el cual se utilizo para ayudar a traccionar el canino superior izquierdo retenido. La mecánica utilizada para seguir con la tracción del canino retenido en la cual se le colocó un arco de acero redondo (Figura 7) y se realizó un doblez para facilitar la mecánica con la cadena elastomérica.

Figura 6. Arco transpalatino.
Figura 6. Arco transpalatino.
Figura 7. Lateral izquierda.
Figura 7. Lateral izquierda.

Momento quirúrgico

Se realizó el colgajo y vemos el canino retenido, al cual se le colocó un botón bondeable con una cadena elastomérica y un rosario hecho con ligadura metálica con lo que se llevó a cabo la tracción (Figura 8).

Figura 8. Momento quirúrgico.
Figura 8. Momento quirúrgico.

Resultados

En las fotografías intraorales finales nos muestra la mordida lateral derecha corrección del apiñamiento maxila y mandibular, se obtuvo la clase I canina bilateral, el overbite y overjet adecuados, se corrigieron las líneas medias dentales y (Figura 9a-9c) la incorporación del 23 al arco.

Para la retención del tratamiento se recomendó utilizar los retenedores circunferencial superior y un termoformado más el fijo de 3 a 3 de inferior (Figuras 9d y 9e).

Figura 9a. Figura 9b. Figura 9c. Figura 9d. Figura 9e.
Figura 9. a. Intraoral derecha. b. Frente en oclusión. c. Intraoral izquierda. d. Superior. e. Oclusal inferior.

En la radiografía panorámica final, observamos el correcto paralelismo radicular, la incorporación del órgano dental 23 canino superior izquierdo al arco y 31 dientes permanentes presentes con un fijo inferior de canino 33 a 43 (Figura 10).

Figura 10.
Figura 10.

Discusión

Es necesario establecer un diagnóstico desde edades tempranas para interceptar problemas como la reabsorciones radiculares de dientes permanentes por la erupción ectópica, de este mismo modo Hitoshi 1984 reportó 11 pacientes con reabsorción radicular de 12 incisivos centrales y 11 incisivos laterales, encontró que la reabsorción radicular fue más frecuente en mujeres que en hombres en una proporción de 10 a 1, siendo la edad promedio de esta reabsorción radicular a los 13.5 años con un rango de los 11 a los 23 años de edad.⁹

En algunos casos los dientes afectados fueron extraídos debido a la extensa pérdida radicular y reemplazados con los caninos retenidos los cuales fueron traccionados ortodonticamente, en otros casos fueron restaurados protésicamente. El estudio nos sugiere que los dientes permanentes son susceptibles a tener reabsorción radicular aún en ausencia de factores sistémicos cuando cierta presión es aplicada a sus raíces, ya que los dientes reabsorbidos nunca padecieron dolor y la patología era detectada en etapas muy avanzadas, cuando el daño es irreversible.

En cuanto el tratamiento, se hace necesario realizar un diagnóstico adecuado para tomar la decisión de esperar (abstención), o realizar tratamiento quirúrgico combinado con ortodoncia o exodoncia. La ubicación y la orientación de los dientes afectados, la técnica quirúrgica del cirujano, y la actitud del paciente a la intervención quirúrgica son muy variables y de gran importancia.⁹ El canino maxilar juega un papel de suma importancia tanto como desde el punto vista funcional como estético, Shapira (1981) y Fournier (1982) coinciden en afirmar que después del tercer molar el diente más frecuentemente retenido es el canino superior.¹⁰,¹¹

En resultados previos Mirabella reportó grandes diferencias de satisfacción estética entre los pacientes al tratamiento con tracción de caninos, en donde sola- mente el 6.5% se mostró insatisfecho; sin embargo, a la evaluación clínica de los ortodoncistas solo encontraron satisfacción en un 57%.¹² Erickson y Kurol mencionan que la reabsorción de los dientes adyacentes es la preocupación mayor y más común de las secuelas en el tratamiento de los caninos impactados dando por resultado la pérdida de dientes.¹²-¹⁴

Conclusión

Es de suma importancia tener los medios diagnósticos necesarios para poder detectar a tiempo estas maloclusiones, ya que son más comunes de lo que nosotros pensamos y pueden causar múltiples afecciones de no tratarlas de una manera temprana, por lo que el tratamiento temprano juega un papel sumamente importante para evitar ciertas complicaciones respecto a este tema de los caninos retenidos dada su importancia como uno de los órganos dentales más estéticos y fuertes de la cavidad oral.

Referencias

  1. Aguana K, Cohen L, Padrón L. Diagnóstico de caninos retenidos y su importancia en el tratamiento ortodóncico. Revista Latinoamericana de Ortodoncia y Odontopediatria. Ortodoncia.ws [edición electrónica], jun 2011. Disponible en: www.ortodoncia.ws [consulta: 5 de octubre de 2018].
  2. Moss J. An orthodontic approach to surgical problems. Am J Orthod, 1975;68(4):363-90.
  3. Parkin N, Benson P E, Thind B, Shah A. Exposición quirúrgica abierta versus cerrada de dientes caninos desplazados hacia el techo de la boca (Revisión Cochrane traducida). En: La Biblioteca Cochrane Plus, 2008(4). Oxford: Update Software Ltd. Traducida de The Cochrane Library, 2008(3). Chichester, UK: Wiley J & Sons, Ltd. Disponible en: http://www.update-software.com [consulta: septiembre de 2018].
  4. Milberg DJ. Labially impacted maxillary canines causing severe root resorption of maxillary central incisors. Angle Orthod, 2006;76:173-6.
  5. Etiologic factors for buccal and palatal maxillary canine impaction: A perspective based on cone-beam computed tomography analyses Bin Yan, Zongyang Sun, Henry Fields, Lin Wang, and Limin Luo Nanjing, China, and Columbus, Ohio Am J Orthod Dentofacial Orthop 2013;143:527-34
  6. Ericson S., Kurol J. Resorption of maxillary lateral incisors caused by ectopic eruption of the canines: a clinical and radiographic analysis of pre disposing factors. Am. J. Orthod. Dentofacial Orthop.(1988);94(6):503-6.
  7. Jacobs S.G. Palatally impacted canines: aetiology of impactation and the scope for interception: report of cases outside the guidelines for interseption.Aust. Dent. J.(1994);39(4):206-5.
  8. Bishara S.E. Impacted maxillary canines: A review. Am. J. Orthod. Dentofacial Orthop.(1992);101(2):159-1
  9. Hitoshi S. Root resorption of upper permanent incisor, caused by impacted canine. Am J Orthod 1984; 299-306. 15. Henry J. Etiology of maxillary impacted canines. Am J Orthod 1983; 125-139.
  10. Shapira J, Kuftinec M. Treatment of impacted cuspids the hazard lasso. Angle Orthodontist 1981; 51 (3): 203-207.
  11. Fournier A, Turcotte J, Bernard C. Orthodontic considerations in the treatment of maxillary impacted canines. American Journal of Orthodontics 1982; 81 (3): 236-239.
  12. Mirabella D, Giunta G, Lombardo L. Substitution of impacted ca- nines by maxillary first premolars: a valid alternative to traditional orthodontic treatment. Am J Orthod Dentofacial Orthop. 2013; 143 (1): 125-133.
  13. SimmsRA.Managementoforthodontictreatmentwhenfirstpre- molars are substituted for canines. Angle Orthod. 1997; 47 (4): 239-248.
  14. Tuesta O, Williams F, Adriazola M, Tomona N. Tratamiento de caninos impactados mediante exposición quirúrgica y tracción ortodóncica: reporte de un caso. Rev Estomatol Hered. 1997; 7-8 (1-2): 26-29.