Suscríbete

Estudio comparativo de la posición craneocervical de la cabeza y su relación con patrones esqueléticos de clase II y III

Estudio comparativo de la posición craneocervical de la cabeza  y su relación con patrones esqueléticos de clase II y III

Resumen


El propósito de este estudio fue observar si se producía algún cambio en la curvatura de la columna cervical en patrones esqueléticos anteroposteriores. Se utilizaron radiografías cefálicas laterales en las que se observen las primeras 7 vértebras, tomadas en posición natural de la cabeza. La clase I, II, III esquelética fue determinada por WITS. La muestra del estudio consistió en 60 pacientes y estudiantes de la Universidad Intercontinental, entre 15 y 40 años edad, los cuales se dividieron en 3 grupos: 20 pacientes con una relación esquelética de Clase II, 20 pacientes con una relación esquelética de Clase III, 20 pacientes con una relación esquelética de Clase I. se realizaron diferentes mediciones del análisis de Rocabado, para los trazos de la curvatura cervical, el trazado del ángulo craneovertebral, la medición de la distancia del espacio suboccipital con la CO, C1, C2, el análisis de McNamara para la medición de los espacios de la vía aérea superior e inferior y el trazado del plano mandibular. RESULTADOS: No hubo diferencia estadísticamente significativa en la Curvatura cervical. Sí hubo diferencia estadisticamente significativa en el ángulo craneovertebral. Si hubo diferencia estadísticamente significativa en la Distancia en espacios suboccipitales C0-C1-C2. No hubo diferencia estadísticamente significativa en el plano mandibular. No hubo diferencia estadísticamente significativa en la vía aérea superior. Sí hubo diferencia estadísticamente significativa en la vía aérea inferior. Se concluyó que las alteraciones oclusales influyen en la postura de la cabeza.


Las vértebras cervicales de la columna son el apoyo de la cabeza y forman un conjunto de 7 elementos. La primera vértebra o atlas y la segunda vértebra o axis, juntas forman el segmento superior o suboccipital conectando la columna al occipucio, constituyendo una compleja cadena de articulaciones. Los músculos occipitales en esta región, determinan la postura de la cabeza, y controlan complejos movimientos de flexión y extensión, así como de flexión lateral y de rotación.1

La distancia intervertebral entre la primera vértebra y el hueso occipital, la postura de la cabeza y el cuello están asociados con factores tales como la morfología craneofacial, la base del cráneo, espacio de las vías aéreas superior, la oclusión y los trastornos temporomandibulares.2

La estabilidad ortostática postural del cráneo sobre la columna vertebral es un factor importante en el diagnóstico de trastornos disfuncionales craneomandibulares, tanto en niños como en adultos; por lo que al presentarse una rectificación de la columna se produce una rotación posterior del cráneo, disminuyendo el espacio suboccipital. Esto produce una compresión mecánica que causa algias craneofaciales, alejamiento de la sínfisis mentoniana del hueso Hioides, factor que produce tensión exagerada de la musculatura supra e infrahioidea, provocando una relación máxilo-mandibular inadecuada con contactos posteriores muy marcados y produciendo subluxación posterior y superior del cóndilo, así como sonidos articulares como inicios de patologías en la articulación temporomandibular.3

Festa y cols.4 determinaron que la postura cervical está relacionada con la longitud mandibular, la cual tiene una relación directa con la rectitud de la columna cervical. Lo anterior se debe al hecho de que el atlas tiene una clara asociación con la dirección del crecimiento mandibular por lo que indica un menor crecimiento horizontal de la mandíbula; y que probablemente se deba al hecho de que los sujetos con un arco dorsal disminuido tienen una relativa elevación de la posición de la cabeza, alterando, por lo tanto, la actividad muscular suprahioidea que permanentemente afecta la posición de la mandíbula.

Materiales y metodos

Muestra

La muestra del estudio consistió en 60 pacientes y estudiantes de la Universidad Intercontinental, entre 15 y 40 años edad, los cuales se dividirán en 3 grupos: Grupos experimentales: 20 pacientes con una relación esquelética de Clase II, 20 pacientes con una relación esquelética de Clase III. Grupo control: 20 pacientes con una relación esquelética de Clase I.

Criterios de inclusión:

  1. Sexo femenino y masculino;
  2. Pacientes sin historia de tratamiento ortodóncico previo;
  3. Clase I, II, III esquelética determinada por WITS para establecer la Clase esquelética;
  4. Presencia de dentición permanente;
  5. Radiografías cefálica lateral en las que se observen las primeras 7 vértebras, tomadas en posición natural de la cabeza.
Figura 1

Metodología

Indicaciones para la toma de la radiografía

La radiografía se tomó en posición natural de la cabeza con el paciente mirando a lo lejos utilizando como referencia un espejo a la altura de sus ojos y una vertical, con los hombros y brazos colgando, en apnea, para evitar la movilidad faríngea y en oclusión, como la describió Siersbaek-Nilsen y Solow en 1982.5

1. Se determinó la clase esquelética a través del método de Wits. El cual consiste es marcar el punto A, que es el punto más profundo de la concavidad maxilar entre la espina nasal anterior y el alveolo, y el punto B, que es el punto más profundo de la curvatura del contorno de la sínfisis del mentón; el punto de contacto de la perpendicular al plano oclusal son denominados AO y BO respectivamente. La norma es de 1 mm para hombres y de 0 para mujeres con una desviación estándar de +-2mm.6

2. Se realizará el análisis de Rocabado, para los trazos de la columna cervical, la medición de la distancia del espacio suboccipital con la CO, C1, C2.7 Rocabado, M. Relaciones biomecánicas de las regiones craneales, cervicales e hioideas bajo tratamiento ortodóncico y su incidencia con síntomas referidos.

Trazado cefalométrico de la región craneocervicomandibular

Trazado de ángulo craneovertebral

La posición craneovertebral se evalúa mediante el ángulo posterior, que se forma por la intersección del plano MGP con el plano odontoideo. Tiene un valor de 101 grados con una desviación de +-5 grados.

Posicion anteroposterior de la curvatura cervical

La posición ortostática de la cabeza con cuello es clínicamente evaluada por la medición de una línea tangente entre el margen pósterosuperior del ápice del proceso odontoides de la segunda vértebra cervical y el punto pósteroinferior del cuerpo de la séptima vértebra cervical. En el punto medio de la cuarta vértebra cervical se trazó una línea perpendicular a la tangente antes descrita y se midió la extensión de esta línea recta. La profundidad normal esperada es de 10 ± 2 mm, considerándose rectificada al medir menos de 8 mm, cifótica cuando los valores son expresados en cifras negativas (menor que1) y lordótica cuando los valores son mayores a 12 mm.

Distancia entre el occipital y el arco posterior del atlas c0-c1 y c1-c2

Distancia C0-C1: Es la distancia entre el occipital y el arco posterior del atlas, siendo el promedio de 6.5 mm.

Distancia C1-C2: Es la distancia de la cara posterior del atlas y el arco superior de la vertebra C2 de 6.5 mm.

Analisis de vías aereas de McNamara

Diámetro faríngeo superior: Es la menor distancia desde la pared posterior de la faringe a la mitad anterior del velo del paladar. La norma en adulto es de 17.4 con una desviación estándar de +- 4 mm.

Diámetro faríngeo inferior: Se mide sobre el plano mandibular desde el perfil de la pared anterior (base de la lengua) a la pared posterior de la faringe. La norma es en adultos de 11.3 mm para mujeres y 13.5 mm para hombres, con una desviación estándar de +- 4mm.

La prueba estadística adecuada que se aplicó en esta investigación una vez obtenido los datos descriptivos, fue un análisis de varianza, la prueba de Fisher y el análisis de Tukey.

El valor crítico se obtuvo de la tabla de Distribución de F, y se encontró que para los grados de libertad 3 y 68 un valor critico Fc=3.16.

Figura 2

Resultados

Curvatura cervical

Fexp=1.4 siendo menor que la F crítica, por lo que se infiere que no existe diferencia estadísticamente significativa. La prueba de Tukey arrojó un valor crítico de CR=1.64, determinándose que no existe diferencia estadísticamente significativa entre los 3 grupos.

Ángulo craneovertebral

Fexp=2.6 siendo menor que la F crítica, por lo que se infiere que no existe diferencia estadísticamente significativa. La prueba de Tukey arrojó un valor crítico de CR=5.25, determinándose que no existe diferencia estadísticamente significativa entre los grupos de Clase II con Clase III y si hubo diferencia significativa entre los grupos Clase I con Clase II y Clase I con Clase III.

Distancia co-c1

Fexp=3.75 siendo mayor que la F crítica, por lo que se infiere que existe diferencia estadísticamente significativa. La prueba de Tukey arrojó un valor crítico de CR=1.69, determinándose que no existe diferencia estadísticamente significativa entre los grupos de Clase I con Clase II y si hubo diferencia significativa entre los grupos Clase I con Clase III y Clase II con Clase III.

Distancia c1-c2

Fexp=2.85 siendo menor que la F crítica, por lo que se infiere que no existe diferencia estadísticamente significativa. La prueba de Tukey arrojó un valor crítico de CR=1.81, determinándose que no existe diferencia estadísticamente significativa entre los grupos de clase I con clase II y clase III y si hubo diferencia significativa entre los grupos Clase II con Clase III.

Ángulo del plano mandibular

Fexp=1.11 siendo menor que la F crítica, por lo que se infiere que no existe diferencia estadísticamente significativa. La prueba de Tukey arrojó un valor crítico de CR=3.78, determinándose que no existe diferencia estadísticamente significativa entre los grupos de Clase I, II y III.

Vía aérea superior

Fc= 3.16 para el nivel de 90%. De acuerdo a esto, se encontró que el valor experimental obtenido Fexp=0.199 siendo menor que la F crítica, por lo que se infiere que no existe diferencia estadísticamente significativa. La prueba de Tukey arrojó un valor crítico de CR=2.20, determinándose que no existe diferencia estadísticamente significativa entre los grupos de Clase I, II y III.

Vía aérea inferior

Fexp=3.12 siendo menor que la F crítica, por lo que se infiere que no existe diferencia estadísticamente significativa. La prueba de Tukey arrojó un valor crítico de CR=1.93, determinándose que no existe diferencia estadísticamente significativa entre los grupos de clase I con Clase II y III, pero sí hubo diferencia significativa cuando se comparan los grupos de Clase II con Clase III.

Figura 3

Discusión

Mis resultados coinciden con el estudio de Salonen y cols. que las alteraciones oclusales influyen en la postura de la cabeza.8 Salonen M., Raustia A., Huggare J. “Changes in head and cervical spine posture and emg activities of masticatory muscles following treatment with complete upper and partial lower denture.” Am J of Craniomandibular Practice1994; 12:222-226.

Sin embargo, si comparamos los resultados de la curvatura cervical con las normas establecidas por Rocabado observamos que para la Clase II los valores están por arriba de la norma, y para la Clase III los valores están por debajo de la norma. Con lo que concuerdo que los pacientes Clase II tienden a tener hiperlordosis cervical y los Clase III rectificación de la columna.

Si comparamos los resultados con los valores del ángulo craneovertebral observamos que para la Clase II los valores se encuentran por debajo de la norma, aunque dentro del rango de la desviación estándar, y para la Clase III los valores se encuentran ligeramente por arriba de la norma, pero de igual manera dentro de la DS. Con lo que no concuerdo que los pacientes Clase II tienen un ángulo aumentado y los Clase III, disminuido.

Si comparamos los resultados de la distancia C0-C1 con los valores dados por Rocabado observamos que para la Clase II los valores se encuentran por debajo de la norma, y para la Clase III los valores se encuentran por arriba de la norma.

Con lo que concuerdo que los pacientes Clase II tienen esta distancia disminuida y los Clase III aumentada. Pero si comparamos los resultados de C1-C2 observamos que para la Clase II los valores se encuentran por debajo de la norma, y para la Clase III los valores se encuentran por arriba de la norma. Con lo que concuerdo que los pacientes Clase II tienen esta distancia disminuida y los Clase III aumentada.

Concuerdo con Huggare y cols. En la asociación entre el flujo de aire y la postura de la cabeza.9 Huggare J, Laine-Alava M. Nasorespiratory function and head posture. Am J Orthod Dentofac Orthop, 1997;112:507-11.

Estoy de acuerdo con Tingey y cols. El cual confirman que la posición de la mandíbula tiene relación con la posición de la cabeza y la postura del cuerpo.10 Tingey E, Buschang P, Throckmorton G. “Mandibular rest position: A reliable position influenced by head support and body posture“. Am J Orthod Dentofacial Orthop, 2001;120:614-22.

Conclusiones

1. Existe diferencia estadísticamente significativa entre los pacientes con maloclusiones Clase II y III cuando se relacionaban con el ángulo craneocervical.

2. Existe diferencia estadísticamente significativa entre los pacientes con maloclusiones Clase II y III cuando se relacionaban con la distancia C0-C1-C2.

3. Existe diferencia estadísticamente significativa entre los pacientes con maloclusiones Clase II y III cuando se relacionaban con la vía aérea inferior.

4. No existe diferencia estadísticamente significativa entre los pacientes con maloclusiones Clase II y III cuando se relacionaban con la posición anteroposterior de la columna cervical.

5. No existe diferencia estadísticamente significativa entre los pacientes con maloclusiones Clase II y III cuando se relacionaban con la vía aérea superior.

6. No existe diferencia estadísticamente significativa entre los pacientes con maloclusiones Clase II y III cuando se relacionaban con el plano mandibular.

Referencias

  1. Miyuki W, Tetsutaro Y, Koutaro M. Cervical vertebra morphology in different skeletal classes. Angle Orthod. 2010; 80:719–724.
  2. Huggare J. Association between morphology of the first cervical vertebra, head posture, and craniofacial structure. Eur. J. Orthod. 1991; 13:435-440.
  3. Rocabado M, Tapia V. Radiographic study of the craniocervical relation in patients under orthodontic treatment and the incidence of related symptoms. J Craniomandib Pract. 2000; 5:11-15.
  4. Festa F, Dolci M, Filippi M. Relationship between cervical lordosis and facial morphology in Caucasian women with skeletal class II malocclusion a cross-section study. J Craniomandib Pract. 2003; 21:121-129.
  5. Sierbaek –Nilsen S, Solow B. Intra –and interexaminer variability in head posture recorded by dental auxiliaries. Am. J. of Orthodontics 1982;82:50-57.
  6. Jacobonson A. The wits appraisal of jaw disharmony. Am. J. of Orthod. and dentofacial orthopedics. 2003; 124:5.
  7. Rocabado, M. Relaciones biomecánicas de las regiones craneales, cervicales e hioideas bajo tratamiento ortodóncico y su incidencia con síntomas referidos. S.A.O., 1994 ;58 115: 59-63.
  8. Salonen M., Raustia A., Huggare J. Changes in head and cervical spine posture and emg activities of masticatory muscles following treatment with complete upper and partial lower denture. Am J of
  9. Craniomandibular Practice1994; 12:222-226.
  10. Huggare J, Laine-Alava M. Nasorespiratory function and head posture. Am J Orthod Dentofac Orthop, 1997;112:507-11 .
  11. Tingey E, Buschang P, Throckmorton G. Mandibular rest position: A reliable position influenced by head support and body posture. Am J Orthod Dentofacial Orthop, 2001;120:614-22