Suscríbete

Corrección de mordida abierta anterior con el uso de arcos con curva inversa sin exodoncias


Corrección de mordida abierta anterior con el uso de arcos con curva inversa sin exodoncias

Jorge Hernández Sánchez. Cirujano Dentista por la Universidad Nacional Autónoma de México.Especialidad en Ortodoncia.

Resumen

La práctica actual de odontología con fines cosméticos está determinada por la exigencia de sonrisas plenas, sin disconfort alguno. La descoloración unitaria en el sector anterior, aunque es aislada, irrumpe con la armonía bucal. Se presenta el caso de un diente superior con afectación de descoloración posterior a tratamiento de conductos.

Palabras clave: aclaramiento dentario, peróxido de hidrogeno, descoloramiento no vital.


La intención de embellecer los dientes con peróxido de hidrogeno se remonta a 1848. Hoy por hoy, es una de las alternativas más utilizadas para la mejora de conflictos estéticos en el trastorno de color dentario.1 Existen en el mercado numerosos productos al alcance de los profesionales odontológicos, cuya acción se basa en un contacto directo al diente, en una franja de tiempos y en un sistema determinado que consisten en el tratamiento químico a base de compuestos de peróxido carbamida o peróxido de hidrogeno en diferentes concentraciones.2 Con el paso del tiempo y el avance tecnológico surgieron métodos de clareamiento dental para facilitar su utilización, mejorar el confort, la seguridad y la disminución de tiempo en la ejecución de la técnica. Entre ellas se encuentra el clareamiento dental con equipo luminoso.3 El aclaramiento puede realizarse directamente en el consultorio dental, con la ventaja del control de toda la fase clínica y el cuidado específico de los tejidos periodontales. En el sistema casero se usan férulas de autoaplicación con instrucción previa. Cualquier prescripción de aclaramiento dependerá de la exigencia y convenio entre el clínico o el paciente.

En dientes vitales, el aclaramiento es solicitado por descoloración derivada de manchas que provocaron antibióticos a temprana edad; en cambios que produjo una alimentación constante y rica en pigmentadores de capacidad filtrante acumulativa; por el hábito pernicioso tabáquico; o después de tratamientos ortodóncicos prolongados que ocasionaron manchas blancas desmineralizantes u oscuras por contención del estobioma en los residuales tras el desalojo de dispositivos.

El descoloramiento no vital, ha cobrado relevancia en los últimos años, sobre todo cuando se trata de una pieza unitaria en el sector anterior, la cual provoca una insatisfacción mayor que el oscurecimiento generalizado de los dientes.4 Se produce por traumatismo severo que conduce a la hemorragia intracameral, donde la sangre coagulada se extravasa junto con las toxinas en el conducto radicular algún tiempo, extendiéndose a través de los tubulillos dentinarios, generando el fenómeno de descoloramiento (signo de la necrosis pulpar).

Este trastorno puede ocurrir también después de la terapia endodóntica, producto de errores mayoritariamente atribuidos al inadecuado conocimiento sobre el potencial de tinción de los materiales y procedimientos endodónticos; entre ellos, sustancias químicas irrigantes no equilibradas que repercuten en el tejido orgánico; en perforaciones radiculares con obturación inmediata; obturación por condensación lateral fallida; cuando el material de relleno está contaminado; sobreensanchados y perforación lateral del conducto; en la omisión de bases camerales idóneas, y finalmente en la filtración de las restauraciones en dientes con endodoncia, tanto en composites como en amalgama (en esta última, el oscurecimiento dentinario es más evidente por contaminación de partículas de mercurio liberadas a los tubulillos dentinarios).

Caso clínico

Paciente femenino de 23 años que se presenta a consulta odontológica expresando: “Me da pena sonreír, mi diente se está poniendo negro desde que me hicieron una endodoncia”. En el vaciado de la historia clínica no refirió datos relevantes o enfermedades que impidieran tratamientos dentales. A la inspección bucal, el diente 13 mostró una descoloración negativa y recesión tipo 1 (RT1) en la clasificación de Cairo 5 de 3 mm, sin erosión o abrasión sobre la raíz expuesta. A la percusión no refirió dolor, tampoco presenta absceso o fístula. A la valoración radiográfica no se observó zonas radiolucidas, ni alteración en el periápice, descartando deficiencia en el tratamiento del conducto radicular (Figura 1).

Figura 1.
Figura 1.

Se propuso a la paciente realizar el aclaramiento del diente, buscando también atender bioestéticamente la alteración periodental, la cual causa desequilibrio en la sonrisa a nivel de la línea roja.6 El objetivo será igualar en colorimetría la calidad estética a los dientes vecinos utilizando en el diente 13 un gel de peróxido de hidrogeno al 35%, exponiendo que el número de sesiones para alcanzar un cambio de coloración efectivo con esta técnica no es estandarizado; se le explicó sobre las limitaciones, indicaciones y contraindicaciones, pasos y secuencia. La paciente accedió al plan de tratamiento, por lo que se lleva a cabo la toma de color para evidenciar los cambios en el postoperatorio (Figura 2). Se eligió el peróxido de hidrogeno por la liberación de su componente activo en un lapsus de 30 a 60 minutos pudiendo penetrar fácilmente los túbulos dentinarios, acelerando la tasa de reacción con los agentes cromógenos.

Figura 2.
Figura 2.

En una cita subsecuente para llevar cabo el aclaramiento, se retiró con una fresa de bola adiamantada la restauración y la dentina de la cámara pulpar con una fresa de bola de carburo. Posteriormente se aplicó intracameral un compuesto de papaína en gel por 3 minutos, practicando un clivaje intuitivo con cucharilla (se debe recalcar que este tipo de dientes pueden portar una cantidad mayor de dentina reblandecida, por lo que la filosofía de mínima invasión debe ser reservada y sujeta incluso a la improvisación de rellenos dentinarios artificiales). Como último paso cavitario se rebasó la gutapercha excedente hasta nivel formal colocando una represa de hidróxido de calcio fotocurable.

Se procedió a colocar el protector gingival sobre la encía y la recesión. El agente aclarador de peróxido de hidrogeno al 35% fue colocado dentro de la cavidad del diente durante 35 minutos, se retiró con agua y aspiración, observando un cambio de tono acorde a lo esperado, se realizó el tratamiento químico con clorhexidina al 2%, se colocó base de ionómero de vidrio reforzado, restaurando la cavidad con composite (Figura 3 y 4).

Figura 3.
Figura 3.
Figura 4.
Figura 4.

Una semana después se citó a la paciente para evaluar la condición clínica, apreciando una mejora visible, siendo referida al periodoncista para el manejo de la recesión y también se propuso el manejo ortodóncico en un mediano plazo (Figura 5 y 6).

Figura 5.
Figura 5.
Figura 6.
Figura 6.

Conclusión

El aclaramiento dentario es el método más utilizado para la solución de descoloramiento intrínseco en dientes vitales y no vitales. Deberá ser un profesional formado, adiestrado y actualizado en este tema quien tome y aconseje la decisión más correcta pues, como todo tratamiento odontológico, genera cambios en boca y desconociendo riesgos y posibles fracasos podemos generar una iatrogenia de graves consecuencias. La aplicación y el manejo clínico cuidadoso logran indudables beneficios a los pacientes con esta afectación.


Referencias

  1. Mancera C. A. G. et al. Efecto del blanqueamiento con peróxido de hidrógeno al 38% sobre la microestructura del esmalte dental. Oral 2011; 12 (36):687-690.
  2. Moradas Estrada M. ¿Qué material y técnica seleccionamos a la hora de realizar un blanqueamiento dental y por qué? Protocolo para evitar hipersensibilidad dental posterior. Avances en odontoestomatología. 2017; 33 (3):103-112.
  3. Velásquez V. O., Abanto-R. M. Efecto del peróxido de hidrógeno al 35% con y sin la activación de lámpara de diodos en la microdureza del esmalte Kiru 2013; 10(1): 42- 48.
  4. Dufey, P. N.; Martínez, M. M. & Peña, B. F. Comparación espectrofotométrica de las sesiones de blanqueamiento intracameral con peróxido de hidrógeno y carbamida a diferentes concentraciones. Int. J. Odontostomat., 2018; (2):152-159.
  5. Cairo F, Nieri M, Cincinelli S, Mervelt J, Pagliaro U. The interproximal clinical attachment level to classify gingival recessions and predict root coverage outcomes: an explorative and reliability study. J.Clin Periodontol. 2011(38):661–666.
  6. Hernández S. J. Entre Black y Miller, la delgada línea roja. Dentista y Paciente, 2020; (137): 33-47.