Detección de defectos en las prótesis removibles

La rehabilitación de un paciente con prótesis dental removible se traduce en un proceso adaptativo que conlleva a una serie de cambios tisulares locales y sistémicos, de lo cual dependerá el éxito del tratamiento.

Detección de defectos en las prótesis removibles

Resumen


La rehabilitación de un paciente con prótesis dental removible se traduce en un proceso adaptativo que conlleva a una serie de cambios tisulares locales y sistémicos, de lo cual dependerá el éxito del tratamiento. Las prótesis nuevas o mal confeccionadas pueden contribuir a la aparición de lesiones primarias o elementales en los tejidos bucales.1,2 Objetivo: Mostrar el uso del spray oclusal como auxiliar en la detección de defectos en las prótesis removibles. Metodología: Aplicación directa del spray en la superficie de una prótesis confeccionada, y observación clínica de defectos macroscópicos. Resultados: Con el spray oclusal fueron localizados diversos defectos de la textura superficial, posibles causantes de lesiones de mucosas en los pacientes, encontrando la aplicación de dicho spray como un importante auxiliar en la detección clínica de errores de las confecciones de las prótesis.

Palabras clave: prótesis parcial removible, spray oclusal, textura superficial, ajuste.


Uno de los primeros pasos que se llevan a cabo en el laboratorio dental al recibir la orden de trabajo del estomatólogo es inspeccionar y analizar a detalle el registro anatómico de los tejidos. Algunos patrones negativos se transfieren tridimensionalmente a los modelos durante la impresión o corrido de los mismos. Aunque muchos protesistas suelen removerlos meticulosamente, es posible que los sobrantes alteren la lisura superficial protésica final, convirtiéndose en áreas lesivas para los tejidos y para la salud a largo plazo (Figura 1).3,5 Estos defectos suelen ubicarse sobre las superficies ventral o dorsal de las prótesis, presentando cierta capacidad mimética, que les permite pasar inadvertidos en el proceso de laboratorio (durante el fresado, ajuste y pulido), sobre todo cuando son muy pequeños, llegando del laboratorio a manos del estomatólogo, y posteriormente a la boca del paciente, quien después de unas horas o días padecerá dolorosas lesiones en la mucosa de soporte. Al presentarse esta incómoda situación clínica, hay que saber diferenciar y no adivinar el tipo de causante. Los análisis han reportado que los contactos oclusales de 15 μ pueden causar molestia en pacientes con prótesis removible de manera notable durante la trasmisión de las fuerzas masticatorias sobre el periodonto, siendo el papel de articular un accesorio determinante para hacer el registro de contactos y la corrección inmediata.

Pero ¿qué hay de la textura superficial ventral de las prótesis? Este es un valor crítico poco evaluado por los estomatólogos antes de colocar un dispositivo. Las lesiones reactivas asociadas a este factor generan inadaptación pronta a los dispositivos e insatisfacción en el paciente, siendo una posible causa del fracaso rehabilitatorio.6 Buscando la corrección, se debe tener cuidado con desgastes inadecuados, así como el sobrepulido, pues estas modificaciones provocan desajustes,7 posibilitando la repetición de todo el proceso, generando con ello frustración, conflicto con el protesista, pérdida de confianza del paciente y pérdida de tiempo.

Caso clínico

Paciente de 75 años solicitó atención por malestar intenso en la arcada inferior. Se elaboró historial clínico, apoyándose en las recomendaciones de la guía de diagnóstico y manejo de los problemas bucales del adulto mayor.8 La paciente no reportó enfermedades sistémicas en curso; sin embargo, presentaba secuelas de parálisis hemifacial en el lado izquierdo, edentulia parcial clase I inferior y III superior de Kennedy, enfermedad periodontal y caries. El diente 44 que originaba la punción se extrajo por caries radicular avanzada, que hizo imposible su conservación.

Figura 1. Burbujas, muescas, aristas, prominencias y vacíos, resultado de enmuflado o inyección.
Figura 1. Burbujas, muescas, aristas, prominencias y vacíos, resultado de enmuflado o inyección.

Siguiendo el protocolo rehabilitatorio, se realizó terapia periodontal a los dientes remanentes. En la cita de colocación de los dispositivos protésicos se requirieron escasos ajustes oclusales, para lo cual se utilizó papel articular de 40 μ.9 Una semana después la paciente se presentó a consulta reportando dolor al colocar y utilizar la prótesis inferior. Se procedió a revisarla (Figura 2). Se descartaron las descargas verticales (por la previa corroboración y ajuste de los contactos oclusales), así como la hipersensibilidad al polimetilmetacrilato.10 Para evaluar la textura superficial de la cara ventral del dispositivo, se utilizó spray oclusal por la discriminación visual que ofrece.11 Se confirmaron microvestigios de material. (Figura 3)

Figura 2. Mucosa lesionada en la inserción del frenillo.
Figura 2. Mucosa lesionada en la inserción del frenillo.
Figura 3. Defectos en la cara interna de la prótesis.
Figura 3. Defectos en la cara interna de la prótesis.

Procedimiento

  1. Aplicación de spray oclusal a 5 cm de distancia de la prótesis. (Figura 4)
  2. Figura 4. Dispersión del spray oclusal sobre la superficie ventral.
    Figura 4. Dispersión del spray oclusal sobre la superficie ventral.
  3. Análisis de la superficie contrastada. (Figura 5)
  4. Figura 5. Rasgos y patrones erróneos resaltados.
    Figura 5. Rasgos y patrones erróneos resaltados.
  5. Desgaste cuidadoso de los vestigios. (Figura 6)
  6. Figura 6. Desgaste a baja velocidad con fresa de bola n.º 6 de carburo.
    Figura 6. Desgaste a baja velocidad con fresa de bola n.º 6 de carburo.
  7. Evaluación del ajuste superficial. (Figuras 7 y 8)
  8. Figura 7. Ajuste del lado derecho.
    Figura 7. Ajuste del lado derecho.
    Figura 8. Ajuste del lado izquierdo.
    Figura 8. Ajuste del lado izquierdo.
  9. Lavado del spray. (Figura 9)
  10. Figura 9. Retiro del spray con agua y cepillo; remoción fácil e inmediata.
    Figura 9. Retiro del spray con agua y cepillo; remoción fácil e inmediata.
  11. Utilización de micromanta y abrasivo-pulidor. (Figura 10)
  12. Figura 10. Pulido con disco de fieltro y abrasivo.
    Figura 10. Pulido con disco de fieltro y abrasivo.
  13. Abrillantado. (Figura 11)
  14. Figura 11. Abrillantamiento con cepillo y pasta de 6 μ.
    Figura 11. Abrillantamiento con cepillo y pasta de 6 μ.
  15. Valoración y seguimiento de los tejidos. (Figuras 12- 13)
  16. Figura 12. Colocación de la prótesis ajustada.
    Figura 12. Colocación de la prótesis ajustada.
    Figura 14. Las flechas indican zonas defectuosas. En la primera es difícil percibirlas a simple vista; en la segunda se ha utilizado el spray, corroborando los defectos.
    Figura 14. Las flechas indican zonas defectuosas. En la primera es difícil percibirlas a simple vista; en la segunda se ha utilizado el spray, corroborando los defectos.

Discusión

Diversas publicaciones revisadas están enfocadas sólo a los problemas de las prótesis removibles y su relación con el periodonto, subvalorando la textura superficial, conexión principal entre la prótesis y los tejidos.12-16 También excluyen otros factores, como un adecuado diseño estructural, la elección del material, el mantenimiento e indicaciones de cuidado de los dispositivos, las posibles modificaciones dimensionales del material y la estructura morfofisiológica de los tejidos de soporte con el tiempo.2,3 Otro factor no reportado en las referencias es la utilización de impresiones anatómicas y funcionales, que evitan en gran medida la aparición de defectos en la estructura de los dispositivos.19 Ninguno de los artículos revisados propone opciones o métodos clínicos para corregir las alteraciones con mínima afectación a las prótesis en la práctica cotidiana, derivando este desarrollo.

Figura 1. Burbujas, muescas, aristas, prominencias y vacíos, resultado de enmuflado o inyección.
Figura 1. Burbujas, muescas, aristas, prominencias y vacíos, resultado de enmuflado o inyección.

Conclusión

La seguridad del paciente es primordial en el tratamiento prostodóncico. La detección de irregularidades previas a la colocación de prótesis removibles y el ajuste en el consultorio no deben ser pasos complejos si se adiciona esta metodología.

El spray-oclusal puede ser de mucha utilidad como:

  1. Ejercicio de control de calidad al laboratorio.
  2. Diagnóstico del terminado (preventivo de irritaciones antes de colocar la prótesis).
  3. Corrección o ajuste (después de la colocación de un dispositivo protésico).
  4. Preventivo de lesiones primarias y estomatitis protésica.17,18

Referencias

  1. Rodríguez FASC, Portillo RA, Lama GEM, Hernández SSE. Lesiones bucales asociadas con el uso de prótesis en pacientes de la comunidad de Kantunil, Yucatán. Revista ADM, 2014;71(5):221-5.
  2. Ruiz TR, Lama GEM, Rodríguez FM, Godoy MC. Frecuencia de lesiones en la mucosa bucal debidas al uso de aparatos protésicos removibles. Rev Odontol Latinoam, 2013;5(2):47-50.
  3. Giraldo OL. Cómo evitar fracaso en la prótesis dental parcial removible. Rev Fac Odontol Univ Antioquia, 2008;19(2):80-9.
  4. Caballero HR, Bru de Sala OC. La prótesis bucal como causante del carcinoma espino celular oral. Anales de Odontoestomatología, 1998(1):3-10.
  5. Del Piñar C, Bernal L. Estado de conservación de la prótesis y presencia de lesiones en mucosas de pacientes portadores de prótesis parcial removible. Revista Kiru, 2010;7(1):9-12.
  6. Lemus CLM, Triana K, Del Valle SO, Fuertes RL, Sáez R. Rehabilitaciones protésicas y su calidad como factor de riesgo en la aparición de lesiones en la mucosa bucal. Revista Cubana de Estomatología, 2009;46(1).
  7. Lema SCP, Ortiz C, Morera MN. Rugosidad superficial de dos resinas acrílicas de termocurado para prótesis totales sometidas a saliva artificial. Acta Odontológica Colombiana, Ene-jun 2018;8(1):36-44.
  8. Guía de práctica clínica. Diagnóstico y manejo de los problemas bucales en el adulto mayor. Evidencias y recomendaciones consejo de salubridad general [internet], 2012. Disponible en: http://www.cenetec.salud.gob.mx/descargas/gpc/CatalogoMaestro/583_GPC_Problemasbucalesenadultomayor/583GER.pdf [citado el 10 de febrero de 2018].
  9. Mpungose SKD, Geerts GAVM. Analyzing Complete Denture Occlusal Contacts: Accuracy and Reliability. The International Journal of Prosthodontics, 2016;29(1):50-2.
  10. Barclay SC, Forsyth A, Felix DH, Watson IB. Case Report –Hypersensitivy to denture materials. British Dental Journal, 1999;187(7):351-2.
  11. Hernández SJ. Utilización del spray oclusal en el terminado de las restauraciones en dientes posteriores. Dentista y Paciente, Mar 2016(91):48-53.
  12. Puškar T, Markovic D, Blažic L, Jefic B. Influence of different types of partial dentures on dental plaque accumulation. Stom Glas S, 2005(52):97-102.
  13. Janaina HJ, Quishida CC, Vergani CE, Machado LA, Giampaolo EAC. Clinical evaluation of failures in removable partial dentures. Journal of Oral Science, 2012;54(4):337-42.
  14. Caballero GFJ, Caballero GJC. Ortolá SJC. Higiene de las prótesis dentales removibles en el anciano. Rev Esp de Gerondontol, 1998;33(NM2):25-31.
  15. Ardila MCM. Efectos de la prótesis parcial removible sobre la salud periodontal. Av Periodon Implantol, 2010;22(2):77-83.
  16. Vacaru R, Codruta PA, Jumanca D, Galuscan A, Muntean R, Romania T. Periodontal-restorative interrelationships. OHDMBSC, 2003;3(5).
  17. Bernal BAE. Estomatitis Subprótesis [internet]. Disponible en: https://encolombia.com/medicina-odontologia/odontologia/estomatitis-subprotesis/ [citado el 24 de noviembre de 2017].
  18. Ayuso MR, Torrent CJ, López LJ. Estomatitis protésica: puesta al día. RCOE, 2004;9(6):657-66.