Suscríbete

Prevalencia de fluorosis dental en alumnos de la Facultad de Estudios Superiores Iztacala UNAM


Prevalencia de fluorosis dental en alumnos de la Facultad de Estudios Superiores Iztacala UNAM

CD. Jesús Sánchez Mercado.Cirujano Dentista.

D. EO. Mtra. Juana Jiménez Férez. Cirujana Dentista, Especialista en Ortodoncia. Maestra en Investigación de Servicios de Salud. Profesora Asociada “C” Carrera de Cirujano Dentista.

FES Iztacala UNAM

Resumen


Introducción. En 1999 la UNICEF determinó que México es uno de los 25 países que son afectados por la fluorosis dental, por lo que la Secretaria de Salud de México ha establecido como un problema de salud pública a la fluorosis dental indicando que es un padecimiento en incremento. Actualmente en varios estudios realizados se ha comprobado que la prevalencia de la fluorosis dental (PFD) va en aumento en muchos países del mundo, esto se puede asociar a que existe una mayor disponibilidad y uso de los fluoruros en programas de prevención que se utilizan para controlar la caries dental, los cuales han justificado su efectividad en la reducción de este padecimiento. Objetivo. Conocer la prevalencia de la fluorosis dental en los alumnos de la Facultad de Estudios Superiores Iztacala UNAM 2016. Material y Método. Se realizó un estudio epidemiológico, no experimental, transversal, descriptivo en los alumnos de primer ingreso de la carrera de Cirujano Dentista de la Facultad de Estudios Superiores Iztacala, la revisión de la cavidad oral se hizo de acuerdo con los criterios de la encuesta de salud bucodental de la OMS, enfocándose en la casilla 53 dedicada a la Fluorosis Dental, la cual nos ayudó a medir la prevalencia y el grado de severidad. Resultados. Se examinaron a 538 sujetos, el promedio de edad fue 18.5 años. El 77.3% mencionaron que han recibido aplicación de flúor alguna vez en su vida y la constante de cepillado fue de 3 veces al día en 54.3% de los sujetos. En cuanto al índice CPOD (dientes cariados, perdidos y obturados) se obtuvo un promedio de 3.61. 62.8% presentó fluorosis dental los grados de mayor frecuencia fueron discutibles y muy ligera. Conclusión. Se observó disminución del índice CPOD e incremento de la fluorosis dental en relación a estudios realizados en población similar, se sugiere limitar las diversas fuentes de exposición a los fluoruros y dar orientación adecuada a la población.

Palabras Clave: fluorosis dental, índice CPOD, fluoruros.


En 1999 la UNICEF determinó que México es uno de los 25 países que son afectados por la fluorosis dental.1 La fluorosis dental se establece como una patología irreversible asociada a la ingesta crónica y excesiva de flúor en sus diferentes formas de administración durante el periodo de formación del diente (amelogénesis), exactamente en la etapa de maduración de la matriz orgánica del esmalte,2 esta alteración produce cambios detectables en la opacidad del esmalte a consecuencia de una hipomineralización, sus características clínicas que van desde opacidades leves de líneas o manchas blanquecinas con superficie intacta, dura y brillante hasta cambios muy visibles de aspecto opaco de color café, como una piedra caliza3 en dientes homólogos, la porosidad en el esmalte puede crear lesiones amplias con defectos en la superficie dental lo que va ocasionar la pérdida de estructuras dentales y así afectar la apariencia y la funcionalidad de los dientes involucrados, la mayor parte de la pigmentación en la fluorosis dental esta confinada de los 50 a 100 micrómetros.4 Esta patología va muy asociada a la dosis y tiene una relación lineal entre ingesta de fluoruro y fluorosis dental (condición dosis–respuesta) por lo que la OMS (Organización Mundial de la Salud) indica que los niveles óptimos de consumo de fluoruros no deben rebasar 1 ppm (parte por millón),5 porque aumentará la prevalencia y el grado de severidad de la fluorosis dental, la fluorosis dental es más severa en los dientes permanentes ya que su periodo de formación es más extenso.2 El desarrollo de esta dependerá del tiempo de exposición, la edad, el peso y estado nutricional del paciente, cuando la formación del diente se ha completado, no hay riesgo de padecerla.

El fluoruro lo podemos encontrar en la naturaleza, en el agua, aire, suelo, rocas volcánicas, yacimientos de sal de origen marino, en muchas plantas y alimentos.6 Los fluoruros se introdujeron a la odontología como un elemento revolucionario, terapéutico, enigmático y controvertido,3 los fluoruros más comunes son el fluoruro de sodio, fluoruro de estaño y el monofluorofosfato de sodio. Los programas de prevención de caries dental reconocen a los fluoruros como medida preventiva primaria,7 son muy eficientes, simples y de bajo costo, se pueden administrar de 2 formas; sistémica y tópica, el fluoruro se mide en ppm.4 Los fluoruros actúan sobre la síntesis y secreción de las proteínas de la matriz del esmalte, incrementando su formación y modificando su composición, así como la transferencia de minerales dentro del esmalte. Los fluoruros emplean los siguientes mecanismos para la prevención caries:

  • Interferir en la disolución del esmalte.
  • Favorecer la remineralización de las zonas desmineralizadas.
  • Interferir en el metabolismo y desarrollo de las bacterias.

La implementación de los fluoruros en la prevención de caries dental es de alto impacto debido a que estudios han justificado su efectividad en la reducción de la incidencia de la caries dental, así como un aumento de la PFD, en grados leves, derivada de la exposición cada vez mayor a los fluoruros tanto tópicos como sistémicos, lo que ha inducido a reducir los niveles de concentración de los fluoruros. Este aumento se debe discutir ya que, a largo plazo, puede ser uno de los principales problemas de salud pública dental.

En México el Programa Nacional de Fluoruración de la Sal (PNFS) se inició una vez publicada La Norma Oficial Mexicana (NOM-040-SSA1-1993) para la fluoruración de la sal en 1995, anteriormente se había iniciado en el Edo de México este programa para la prevención de la caries dental.8 Es una protección específica masiva de la caries dental se realiza mediante la adición de fluoruro a la sal de consumo humano como única vía sistémica, los límites de flúor se establecieron con base en estudios científicos y pruebas efectuadas en localidades donde la población presenta un alto índice de enfermedades ocasionadas por las deficiencias del flúor9 se norma que la sal para consumo humano deberá contener entre 200-250 mg/kg de flúor, a excepción de los estados y municipios que cuentan con niveles superiores a 0.7 ppm de flúor en el agua de abastecimiento.10

Hoy en día se ha comprobado que la PFD va en aumento en muchos países del mundo, con porcentajes que van desde 7.7% a 80.7% en lugares donde el agua se encuentra fluorada a más de 1 ppm y de 2.9% a 42% en áreas donde es menor o igual a 1 ppm,11 pero también esto se debe a una mayor disponibilidad y uso de los fluoruros en programas de prevención que se utilizan para controlar la caries dental a través de diversas fuentes (administración sistémica, aplicaciones profesionales con gel y barnices, colutorios, dentífricos, etc.)12

La Secretaria de Salud de México (2010) de acuerdo a la información del Sistema de Vigilancia Epidemiológica de Patologías Bucales (SIVEPAB), en los grupos de jóvenes (menores a 25 años de edad) se ha incrementado la proporción de individuos con fluorosis dental.13 Los reportes de incidencia y el aumento en la prevalencia de fluorosis dental en México mencionan un incremento durante los últimos años, especialmente en las zonas centro y norte (Aguascalientes, Chihuahua, Durango, San Luis Potosí, Hidalgo, Jalisco, Estado de México, Puebla, Sonora, Tamaulipas, Baja California), donde la cantidad de fluoruros en el agua de consumo humano sobrepasa a las 2 ppm.8,14,15 No obstante, en zonas de la república donde la ingesta de flúor oscila entre 0.7 a 1.2 ppm se ha observado un aumento de dicha alteración.16,17 En la ciudad de México y zonas conurbadas se ha informado a través de diferentes estudios de PFD; en la delegación Magdalena Contreras, 81.9 %, en Iztapalapa 61%, en Xochimilco 34% y en Nezahualcóyotl 73.4%, mencionado lo anterior se puede deducir que esta situación tiene cifras que deben tomarse muy en cuenta debido a que puede ocasionar daños a la integridad de las personas.18

Objetivo

Conocer la prevalencia de la fluorosis dental en los alumnos de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Iztacala UNAM 2016.

Material y Método

Se realizó un estudio epidemiológico, no experimental, transversal, descriptivo con los alumnos de primer ingreso de la carrera de Cirujano Dentista de la Facultad de Estudios Superiores Iztacala 2016, la revisión de la cavidad oral se hizo de acuerdo con los criterios de la encuesta de Salud Bucodental de la OMS, enfocándose en la casilla 53 dedicada a la Fluorosis dental, la cual nos ayudó a medir la prevalencia y el grado de severidad de esta alteración.

Resultados

El número de sujetos examinados estuvo compuesto por 538, el promedio de edad fue de 18.5 años, 39.4% corresponde al sexo masculino y 60.6% del sexo femenino, el grupo étnico que predomino fue el mestizo 94.8% y el 97.8% vive en un emplazamiento urbano, el 77.3% mencionaron que han recibido aplicación de flúor alguna vez en su vida, la constante de cepillado fue de 3 veces al día con 54.3%. Se obtuvo un promedio CPOD de 3.61, (Cuadro 1). Para la identificación de la fluorosis dental se utilizó el índice de Dean, 62.8% de los sujetos presentaron fluorosis y los grados de mayor frecuencia fueron discutible y muy ligera (Gráfica 1).

Del 62.8% que presentaron fluorosis dental, se realizó un desglose detallado de acuerdo a la relación de sexo y del tipo de fluorosis dental, estos son los resultados obtenidos; las mujeres obtuvieron el mayor porcentaje de los grados discutible (32.8%) y muy ligera (22.7%) respecto a los hombres que obtuvieron 21.5% y 13.9% respectivamente (Gráfica 2).

En los resultados de fluorosis dental por edad, hubo mayor prevalencia en la edad de 18 años, 156 sujetos (46.1%) (Gráfica 3). La mayoría de los sujetos con los diversos grados de fluorosis dental radican en un emplazamiento urbano (97%), su grupo étnico es mestizo (93.2%) y 265 (78.4 %) sujetos que padecen fluorosis dental habían recibido alguna vez aplicación de fluoruro, por otra parte, la mayoría de los sujetos con fluorosis se cepillan los dientes de 3 a 4 veces al día.

Discusión

Mediante varios estudios realizados en diferentes partes del mundo hemos presenciado un aumento en la prevalencia de esta condición. Actualmente se han escrito a nivel mundial varios artículos que hacen mención del aumento de la PFD. En el 2012 en la ciudad de Rajasthan, India, se determinó una PFD del 69.84%, así mismo en el 2010 en Brasil en la Ciudad Passo Fundo y Rio Grande se obtuvo un resultado del 32.8%, mientras que en el año 2004 en Sudáfrica se declaró una PFD del 20.2%. En el 2005 se determinó en Estados Unidos un incremento de fluorosis dental en los últimos 30 años debido a diferentes factores de riesgo como son el agua, bebidas, leche y alimentos con alto contenido de flúor.19

En 2013 Betancourt L.A., realizo un estudio donde observo en 28 entidades de la República Mexicana una prevalencia de general de 27.9% lo que sugiere una prevalencia baja, en 17 estados y el Distrito Federal más del 90% mostraron características con grado de severidad discutible, muy leve y leve, en 2014 en Guadalajara, Jalisco se hizo un estudio en donde se detectó una PFD de 39.19%, se consideró una prevalencia baja.8,19

En el presente estudio se hizo el análisis correspondiente, en el cual se pudieron comparar los resultados con las 2 encuestas anteriores también realizadas a los estudiantes de la carrera de Cirujano Dentista de la misma Facultad. La encuesta del 2014 tuvo como resultados 29.6% con fluorosis dental; la encuesta del año 2015 por su parte arrojo 38.4% con fluorosis dental y por último en el año 2016, los resultados obtenidos fueron 62.8% con este padecimiento siendo los grados más sobresalientes discutible y muy ligera. Con este análisis mencionamos que la tendencia al incremento de fluorosis en esta población coincide con los estudios mencionados.

Conclusión

Este padecimiento no solamente es un problema estético, sino que conlleva factores que pueden afectar la salud óptima de los dientes comprometidos, por ende, tiene un efecto negativo en las personas que la padecen, dicho problema puede repercutir en sus relaciones sociales y su aspecto psicológico, por lo que es necesario valorar la magnitud de esta alteración, tanto en el grado de severidad como en la cantidad de sujetos que presentan este padecimiento. De acuerdo a los resultados se observó un promedio bajo en el índice CPOD, sin embargo, existe un incremento en la PFD.

La PFD que encontramos en este estudio se puede considerar alta en comparación con los estudios realizados anteriormente en 2 generaciones de los alumnos de la Carrera de Cirujano Dentista de la FES Iztacala, ha aumentado casi el doble con la generación 2015 y el triple con la generación del 2014. Los grados de severidad que más prevalecieron fueron discutible y muy leve. En cuanto a la presencia de fluorosis dental por sexo, el sexo femenino mostro mayor prevalencia que el masculino.

La fluorosis dental puede afectar a cualquier tipo de grupos étnicos, asimismo, se puede decir que este padecimiento se encuentra en cualquier emplazamiento geográfico. Por lo que se refiere a los encuestados que presentaron algún tipo de fluorosis dental 265 sujetos mencionaron que habían tenido 1 o más aplicaciones de flúor a lo largo de su vida, al mismo tiempo prevaleció en la encuesta una constante de cepillado de 3 veces al día.

Se observa que la fluorosis dental va en aumento, esto podría deberse a que hay mayor disponibilidad de los fluoruros en la prevención y control de caries dental, cuando se usan en forma adecuada, los fluoruros son agentes seguros y eficaces, sin embargo, para desarrollar este padecimiento dependerá de la susceptibilidad del huésped y la formación del esmalte.

A pesar de que existe un descontrol de la administración de fluoruros, ya sea por la falta de información de los pacientes o desatención por parte de profesional, se sugiere limitar las diversas fuentes de exposición a los fluoruros, así como revisar los programas de salud bucal, vigilando a detalle la aplicación de estos, he de ahí la importancia de desarrollar medidas para el uso racional de los fluoruros puesto que puede ser un factor de riesgo o ser uno de los principales problemas de salud pública dental.

Por eso es necesario dar una orientación adecuada a la población, sobre el uso correcto de los fluoruros según su estado de salud bucal con la finalidad de determinar la dosis óptima de flúor requerida para prevenir la caries dental sin riesgo de fluorosis dental, para de esta manera promover un uso racional que evite los efectos tóxicos.

Para terminar, se tienen que desarrollar nuevas investigaciones y realizar estudios de contenido de fluoruros en el agua de beber con el fin de determinar el comportamiento de la fluorosis dental, también sería fundamental que el profesional de la salud revise las posibles fuentes sistémicas o fuentes adiciones de fluoruros que se han administrado o se administran a la comunidad, para así poder determinar y diferenciar cuál es la causa principal de este padecimiento.


Referencias

  1. Jingjing Qian, Susheela AK, Mudgal A, Keast G. Fluoride in water: An overview. UNICEF. 1999; Pág. 11-13.
  2. Cawson R.A., Odell E.W., Medicina y Patología Oral, 8va edición, Editorial Elsevier Curchill Livingstone, Barcelona España, 2009: 32-33.
  3. Cuenca S.E., Baca G.P., Odontología Preventiva y Comunitaria, Principios, Métodos y Aplicaciones, 4ta edición, Editorial Masson, España, 2013: 142-143.
  4. Ireland R., Higiene Dental y tratamiento, Editorial Manual Moderno, México D., F., 2008:287-290.
  5. http://www.epidemiologia.salud.gob.mx/doctos/infoepid/publicaciones/2011/EPI_DE_LA _ SALUD_BUCAL_EN_MEXICO_2010.PDF
  6. Higashida B.g, 2da Edicion, Editorial Mc Graw- Hill Interamericana, México D., F., 2009:182-193.
  7. Boj JR, Catalá wM, García-Ballesta C, Mendoza A, Planells P. Odontopediatría. La evolución del niño al adulto joven. 1ª edición (1ª reimpresión). Ripano Editorial Médica.
  8. Beltrán V.P.R. y colabores, Prevalencia de la Fluorosis Dental y fuentes adicionales de exposición a fluoruro como factores de riesgo a fluorosis dental en escolares de Campeche, México, Rev. de Investigación Clínica, Vol. 54, Núm. 4, Julio-agosto, 2005: 532-539.
  9. NORMA OFICIAL MEXICANA NOM-040-SSA1-1993, Bienes y servicios. sal yodada y sal yodada fluorurada. especificaciones sanitarias.
  10. https://www.gob.mx/cofrepis/acciones-y-programas/sal-yodada-fluorurada
  11. Victoria Miñana, Flúor y Prevención de la caries en la infancia. Actualización 2002. Sección de Nutrición infantil. Servicios de Pediatría Hospital “Luis Alcanys”; Numero 5, 2002: 98-104.
  12. http://www.cenaprece.salud.gob.mx/programas/interior/saludbucal/vigilancia/index.html
  13. Sánchez P.L., Irigoyen C.M.E., Molina F. N., Enfermedades dentales de alta prevalencia en México. Contribución de la línea de cariología y otras alteraciones dentales, Rev. De Ciencias Clínicas, Vol. 10, Núm. 2, Julio-diciembre, 2009: 70-85.
  14. Irigoyen C.M.E., Sánchez P.L., Muñiz R.A., Huizar A.R., Picquart M., Zepeda Z.M.A., García P.A., Fluorosis Dental y prácticas de salud dental: Estudio en la zona de Morelos con niveles de flúor en agua superiores al óptimo, Rev. de Ciencias Clínicas, Vol. 11, Núm. 1, enero-junio, 2010: 36-44.
  15. Betancourt L.A., Irigoyen C.M.E., Mejía G.A., Zepeda Z.M., Sánchez P.L. Prevalencia de fluorosis dental en localidades mexicanas ubicadas en 27 estados y el D.F. a seis años de la publicación de la Norma Oficial Mexicana para la fluoración de la sal. Rev. de Investigación Clínica, Vol.65, Núm. 3, mayo-junio, 2013: 237-247.
  16. Casanova R.A.J., Medina S.C.E., Casanova R.J.F., Vallejos S.A., De la Rosa S.R., Mendoza R.M., Villalobos R.J.J., Maupomé G., Prevalencia de fluorosis dental en ocho cohortes de mexicanos nacidos durante la instauración del Programa Nacional de Fluoruración de la Sal Doméstica Gac. Médica de México, Vol. 149, 2013: 27-35.
  17. Jiménez F.M.D, Hernández G.J.C., Juárez L.L.A., Jacinto A.L.F., De la Fuente H.J., Fluoride Consumption and Its Impact on Oral Health, Int. J. Environ. Res. Public Health Vol. 8, 2011: 148-160.
  18. Galicia, L.F., Juárez L.M.L.A., Molina F. N., Prevalencia de fluorosis dental y consumo de fluoruros ocultos en escolares del municipio de Nezahualcóyotl, Gac. Médica de México. Vol. 145 No. 4, 2009: 263-267.
  19. Espinosa R., Alonso C., Martínez C., Bayardo R. Prevalencia de Fluorosis Dental en la Zona Metropolitana de Guadalajara. Volumen III. Número 1. enero - marzo 2014